Ya está casi garantizado: ante cada gran evento deportivo aparece un intruso o intrusa en pleno campo de juego, y en varias ocasiones sin ropa. A los 17 minutos del primer tiempo entre Liverpool y Tottenham, una mujer con una malla negra cruzó el césped del Wanda Metropolitano de Madrid hasta que fue detenida.

Se supo que la rubia se llama Kinsey Wolanski y que es actriz. Además, está vinculada a Vitaly Zdorovetskiy, un youtuber que tuiteó sobre el episodio con una frase: «No puedo esperar a casarme con vos». Y lo más llamativo es que el propio Vitaly había interrumpido la final del Mundial de Brasil 2014 entre Argentina y Alemania.

Los agentes de Seguridad la interceptaron de inmediato, en el centro del campo, y la rubia no opuso resistencia.

El antecedente más cercano en nuestro país ocurrió en el partido entre Rosario Central y River en el Gigante de Arroyito, por la Superliga.

En el comienzo del segundo tiempo en Rosario, la chica irrumpió en el estadio llevando adelante un reclamo en contra de la violencia y a favor de la inclusión. Lo particular fue el modo: Sheila Stanolli, de 29 años, decidió manifestarse con un body painting que incluía diversas consignas.

Foto: @vitalyzdtv