La simplicidad racional

Desde una austeridad sensible, esa que se preocupa por los orígenes de las formas, la diseñadora de moda con base en Berlín, la venezolana Daniela Salazar, formada en la École de la Chambre Syndicale de la Couture Parisienne, en París, se ha propuesto imaginar una firma con nombre propio, que expresa las líneas de un guardarropa fácil, basteado con depurada femineidad. “Me gustan los volúmenes sutiles, intemporales”, asoma como uno de sus principios en las costuras.

“Mi marca es una mezcla de mis raíces venezolanas con el minimalismo europeo”. Siluetas que exploran las holguras en puntadas de mucha simpleza. “Mis piezas son oversize”, apunta. Siempre desde colores absolutos. “El amor por el color lo tengo por Maracaibo, por Venezuela”, da cuentas Salazar, que se vale de monocromáticos o tonos en bloque que dan libertad al diseño, siempre moldeado en maniquí.

Y en la lógica de un discurso de moda consciente, Salazar sólo se interesa en textiles naturales como el algodón orgánico o el cáñamo que están teñidos con tintes orgánicos certificados. Una apuesta sustentable que, además, usa dead stocks o inventarios muertos, que son textiles sobrantes de otras empresas. “Ahora trabajo con pedidos y tiempos de entrega porque así ayudo a producir menos desecho”. Una marca para la mujer de hoy que quiere dejar una huella con su look y no en el medio ambiente.

www.daniela-salazar.com

La poesía de las formas

La búsqueda curiosa de una proporción, de una dimensión, de un volumen. Desde su taller en Madrid, la diseñadora de moda Patricia Padrón explora con técnica e instinto la plasticidad de los tejidos a puras puntadas y alfileres. Costuras que investigan las formas. De inquietudes propias frente a la tela. De la reflexión a la emoción. “Es un proceso muy orgánico, muy espontáneo”, cuenta la venezolana, quien se ha formado en Europa en patronaje y modelaje con estudios de color y diseños en plano en Central Saint Martins.

Y en la poética del discurso, esa que ella describe como “mi mujer es una flor”, imagina volúmenes que parecen pétalos, cortes que evocan hojas, follajes, texturas que semejan raíces, pero desde una mirada contemporánea. “La flor resume lo que me interesa en la escala de volumen, silueta, color, sutileza. Una flor es bella y es bella y no hay un porqué”, da cuentas de su inspiración.

Para conseguir lo que ambiciona, la diseñadora se hace muchas preguntas y cuestionamientos cuando se enfrenta a los tejidos, en los que nunca faltan la organza, la seda, el lino y el algodón. Ensayos de hilo y aguja que buscan desafiar las puntadas. Pespuntes a esos dilemas. “Nunca hay sólo una técnica específica porque me nutro de todo”, confiesa Padrón, quien ya tiene puntos de venta en México y Dubai. Son sus maneras de crear, de coser. Son sus modos. Ella lo sabe: “Supongo que es una cuestión de estilo y el estilo no se piensa”.

www.patriciapadron.com

De lo geométrico a lo orgánico

Desde pequeñas morfologías orgánicas, hechas cuenta a cuenta, la diseñadora venezolana establecida en Atlanta, Susana Vega, está detrás de una firma de accesorios, versátil y dinámica, imaginada desde volúmenes y dimensiones en composiciones abstractas. “Me encanta trabajar con formas básicas y geometrías como el círculo y el óvalo, forman parte siempre de mis conceptos”, da señas Vega como una premisa de su identidad.

Una propuesta que explora la tridimensionalidad con armonía y balance, en piezas multiformes ensambladas, muchas de ellas, en un trabajo pendular que busca el movimiento. Una firma de joyería contemporánea ejecutada artesanalmente y que nace de esbozos iniciales, pero, que en la espontaneidad del proceso creativo, deriva en nuevas formas inesperadas, que son resultado del ensayo con la estructura y las proporciones.

“El diseño es para mí un canal de liberación”, asoma la diseñadora. Por eso la audacia del color. Las joyas de Susana Vega siempre se valen de colores vigorosos, vibrantes, potentes. En alianzas de tonalidades que siempre son elegantes y seductoras. Esos que son memoria de sus raíces en Tovar, Mérida. “De Venezuela su color. Venezuela es colorida y alegre, por eso disfruto usar paletas amplias para cada colección. El color es uno de los puntos fuertes de mis diseños”, apunta Vega.

www.susanavegajewelry.com

Loading...