Ex reina de belleza, Cynthia Martínez, se desmaya en casa de unos amigos y acaba perdiendo parte del cráneo
Foto: Referencial

Una ex reina de belleza estadounidense oriunda del estado de Delaware que perdió parte de su cráneo a raíz de un aneurisma cerebral seguido de una grave inflamación del cerebro se ha recuperado tras 13 meses de tratamientos y cirugías. Regresó a su trabajo a pesar de que los médicos estimaban como escasas sus posibilidades de salir con vida de ese trance.

Cynthia Martínez, una especialista en publicidad digital de 35 años de edad, participó entre los 14 y 25 años en diversos concursos de belleza, un campo en el que aún trabaja actualmente como jurado.

Sus problemas de salud comenzaron de manera repentina el 9 de noviembre del año 2018. Cynthia visitaba a unos amigos para pasar una velada de juegos junto a su hijo de seis años. Al cruzar la puerta, se desplomó en el piso a pesar de no haber percibido ningún síntoma en los momentos previos.

Los médicos que llegaron en ambulancia creyeron que la mujer sufría de sobredosis. Le administraron una doble dosis de fármacos que bloquean los efectos de la intoxicación aguda por opiáceos.

Ya en el hospital, la paciente gritaba por un dolor de cabeza. Horas más tarde se le practicó una craneotomía, es decir, el retiro de un segmento del hueso craneal por vía quirúrgica por tratarse de un aneurisma cerebral.

En los días siguientes, sufrió un accidente cerebrovascular causando que su cerebro comenzara a hincharse. A raíz de ello, fue nuevamente operada de urgencia para retirar el colgajo óseo extraído en la intervención anterior. A esa altura, los médicos les daban a sus familiares pocas esperanzas de que sobreviviera.

La ex reina se sometió a múltiples operaciones

La ex reina la sometieron posteriormente a otra operación para volver a colocarle el fragmento craneal en su lugar y el pasado 6 de enero recibió el alta. Sin embargo, el tejido óseo debió ser retirado una vez más el 14 de febrero a causa de una infección.

El 16 de mayo, los doctores le injertaron un extensor de tejido para expandir la piel sobre el cráneo y poder luego colocar una prótesis sintética en lugar del fragmento óseo extirpado.

Ese procedimiento se llevó a cabo el 9 de septiembre y todo marchó bien hasta que el 23 de octubre la costra de la herida se desprendió. El cráneo quedó expuesto, por lo cual la mujer fue nuevamente operada para suturar la incisión.

Tras esa última intervención, Cynthia no ha vuelto a sufrir complicaciones y, finalmente, este 16 de diciembre volvió a su trabajo tras 13 meses de inactividad por discapacidad adquirida. La mujer atribuye su recuperación a un «milagro» que fue posible gracias a las oraciones de sus seres queridos.

«Es real. Tengo familiares en Chile, Argentina, Uruguay, que estaban todos rezando por mí. Al igual que los amigos de mi familia en España, colegas en Reino Unido, actuales y antiguos colegas por todo Estados Unidos que rezaban por mí», declaró en una serie de videos que compartió en Facebook.

«De hecho, esa es la razón por la que decidí documentar públicamente mi experiencia. Simplemente sentí que tantas personas de todas partes rezaron por mí. Se lo debo a ellos para mostrarles lo que hicieron, lo que lograron sus plegarias. Estaré eternamente agradecida a todos», concluyó.