Cortesía

Un hecho insólito registró esta semana el periódico Khaleej Times de Dubái: una mujer acudió a la corte Shariah, en Fujairah (Emiratos Árabes Unidos), para solicitar el divorcio de su esposo porque el hombre era demasiado perfecto y amoroso con ella.

De acuerdo con el diario, la mujer afirmó que «el hombre cocinaba, limpiaba, barría y la amaba con pasión», pero eso hizo que ella se sintiera ahogada por su afecto y acudiera al tribunal a divorciarse de él.

«Nunca me gritó ni me rechazó», dijo a la corte la mujer, según el Khaleej Times. «Me ahogaron el amor y el afecto extremos», agregó.

Contó que incluso le ayudaba a limpiar la casa, a veces cocinaba para ella y que no hubo disputas en su matrimonio de un año.

Sin duda, un caso particular que en cualquier parte del mundo generaría curiosidad por los motivos de la mujer para querer dejar a su esposo.

Según el diario, la esposa se quejó de que «su vida se había convertido en un infierno» porque el hombre era muy amable con ella. «Añoro un día de disputas, pero esto parece imposible con mi esposo romántico que siempre me perdonó y me colmó de regalos. Necesito una discusión real, una discusión, no esta vida de obediencia sin complicaciones».