Foto Pixabay

En esta época navideña, las casas se adornan para recibir las fiestas en familia, incluyendo a esos fieles acompañantes, las mascotas, que siempre están ahí para alegrar el día.

En esta temporada, la paz ilumina los hogares, pero hay que recordar los riesgos que implica para las mascotas decorar con luces navideñas, esferas de cristal, así como los cambios de clima, el exceso de alimentos y dejarlos solos por mucho tiempo.

Un dueño responsable debe saber cómo prevenir accidentes y procurar el bienestar de su mascota. Por ello, a continuación, se ofrecen consejos para vivir la Navidad acompañado de estos animales libre de preocupaciones.

Alejar los adornos

Los perros tienen una curiosidad nata por acercarse a las cosas. Luces, esferas, cables, son algunos objetos que pueden resultarles atractivos para divertirse, pero también pueden ser mortales si pasa un accidente.

Lo más recomendable es asegurar al piso o paredes los cables o extensiones con cinta adhesiva y sustituir los objetos que pueden lastimarlos por plástico. Incluso es una buena opción adornar con encaje, cintas y materiales reciclados.

Mantenerlo calmado

En estas fechas la pirotecnia está por todas partes. Los fuegos artificiales provocan estrés y ansiedad que ponen en riesgo la salud del perro. Para mantenerlo calmado, es necesario acondicionar un espacio donde los estallidos no se escuchen tan fuerte.

Se recomienda usar el método Tellington TTouch de vendaje para que sienta ligera presión y confort en su cuerpo.

Revisar su alimentación

Algunos de los tradicionales preparativos navideños como el ponche, frutos secos y uvas son dañinos para la salud del perro. Durante las cenas de Navidad y Año Nuevo, se debe prestar atención a que no consuman alimentos altos en azúcares, fósforo y grasas, ya que son causantes de diarrea, vómito, daños dentales y nerviosos.

Debe evitarse darle comida recalentada, y sobre todo, no pueden acercarse a las bebidas alcohólicas.

No dejarlos solos

Tras un año de mucho trabajo, es válido salir a vacacionar unos días. La mascota debería quedarse con alguien de confianza o en algún alojamiento antes que dejarlo completamente solo. En estas fechas está más expuesto a sufrir un accidente.

No dejarlo a la intemperie

El frío es una constante en esta época. Ante los primeros síntomas que se vean en las mascotas como temblores, prolongación del sueño, letargo y que duerma en forma de bola para calentarse, atención.

Se recomienda hacer una cama con un par de mantas cálidas para mantenerlo alejado de la exposición al frío.

Vigilar rutas de escape

Serán noches con mucho movimiento y ruidos. Ante las alteraciones a su rutina, es posible que las mascota intenten escapar. Es vital ser precavido y mantener puertas y ventanas cerradas.

No estresarlos

Hay que procurar que su rutina no se vea tan afectada. Tampoco se puede olvidar vigilar a los niños, ya que, tras su interés por abrazar y jugar con las mascotas, la reacción puede ser riesgosa. Es importante respetar el espacio del animal.