ansiedad
Pixabay

Con la llegada del coronavirus nos hemos visto obligados no solamente a adaptarnos a un contexto donde el pánico y el alarmismo son el pan de cada día, lo que genera ansiedad, sino que además, nos encontramos en la incómoda situación de quedarnos en casa, ya que esta parece ser la solución preventiva más eficaz.

Para muchos, esto significa un escape del ambiente casi apocalíptico que se vive en la calle, pero para otros, mantenerse en casa es sinónimo de encierro, y por supuesto, motivo de ansiedad, desánimo y ocio.

Lo primero que se debe dejar claro, es que experimentar síntomas de ansiedad y pánico en una situación de pandemia, es completamente normal.

No, no estás loco por comerte las uñas, sentir taquicardia o falta de respiración. Esos y otros síntomas asociados al pánico, aparecen en situaciones en las cuales nos sentimos amenazados, y se ve comprometida nuestra libertad y seguridad.

Ahora bien, lo que no es normal, es dejarnos consumir por estos síntomas, así como tampoco es normal permitir que el ocio y el desánimo se interpongan en nuestros días de quedarnos en casa. Que esta coyuntura no sea una excusa para dejar de lado las actividades productivas. Al contrario, tomemos esta situación como una oportunidad de enfocarnos en nosotros mismos, de mejorar y de aprender. ¿Cómo hacemos esto? las siguientes recomendaciones están dirigidas al afrontamiento de la ansiedad y el ocio.

Pixabay

1. Primero que nada, respira

Una mente dispersa no está en capacidad de tomar buenas decisiones, por ende, es preciso calmarnos antes de comenzar a actuar. Si sientes que la ansiedad se apodera de ti y te nubla el pensamiento, acuéstate y toma cinco respiraciones profundas, inhala y exhala lentamente. Una vez que te sientas más calmado, toma agua y coloca música relajante, como sonidos ambientales o música clásica.

2. Dile no a la sobreinformación

No es necesario estar al tanto del número de infectados por coronavirus en cada país del mundo, ni de la tasa de fallecidos, ni de cuántos casos nuevos registrados hubo en tal y cual ciudad. La sobreinformación es un disparador de ansiedad potente, debido a que inunda el pensamiento de creencias distorsionadas y fatalistas. Evita tener la televisión prendida todo el día y revisar las redes sociales cada cinco minutos, con esto no aportas nada, ni a los demás, ni a ti mismo.

3. Mantente ocupado

La ansiedad por confinamiento surge por el ocio, el aburrimiento y el desánimo, es por esto que es de suma importancia mantenernos ocupados en actividades productivas. Aprende nuevos oficios y habilidades a través de tutoriales online, adelanta trabajo o temas de estudio acumulados, haz ejercicio en casa mediante pequeños sets de repetición, prueba nuevas recetas de cocina, entre otras actividades entretenidas que puedes realizar desde el hogar.

4. Cambia tu mentalidad: no es encierro, es protección

Transforma el pensamiento negativo de: “estoy encerrado, me siento en una cárcel” a un pensamiento positivo tal como: “me quedo en casa para protegerme y proteger a otros, es necesario para prevenir más contagios”. Recuerda que el problema no es la situación, sino cómo percibimos la situación. Nuestra manera de ver e interpretar la pandemia debe estar enfocada en la necesidad de prevención por un bien común que nos beneficiará a todos a largo plazo.

5. Las redes de apoyo son esenciales

Un buen uso que puedes dar a la tecnología es el de conectar con tus redes de apoyo cercanas (amigos, familiares, compañeros de trabajo). Cuéntales cómo te sientes estando en tu casa, desahógate con ellos, pide que te recomienden películas, hablen sobre proyectos futuros. Es importante mantener la conexión externa desde la cuarentena.

6. Si hay pequeños en casa, se debe hacer del hogar un lugar entretenido

Los juegos en familia son de mucha ayuda en estas situaciones, ya que cumplen doble función, entretener a la familia y además mantener ocupados a los pequeños, que tanto necesitan canalizar la gran energía propia de la infancia. Incluso, los padres pueden utilizar los juegos de roles (con muñecos o padre-hijo), para explicar la situación a los niños cuando son pequeños. Recordemos que los infantes tienen dificultad para comprender conceptos abstractos como “pandemia” y “cuarentena”, por lo que a través de un juego en que uno de los personajes tome el rol del virus, y otros personajes tomen el rol de los ciudadanos, se puede explicar el protocolo de prevención al niño. De esta forma es más factible que comprendan por qué deben mantenerse en casa.

Pixabay

7. Por último, ayuda a quien puedas desde el hogar

El altruismo es vital en un contexto pandémico, ofrece tus servicios a través de internet a quién lo pueda necesitar. Por ejemplo, los profesionales de la salud podemos orientar y asesorar a aquellos que tengan dudas concretas y no pueden salir de casa para resolverlas. Estamos todos juntos en esto, y solamente con responsabilidad y conciencia ciudadana podremos salir de esta coyuntura de forma óptima y eficaz.

Ficha Mariana Hernández