moda masculina
Foto Archivo

Milán inaugura este viernes la Semana de la Moda masculina con un calendario rico, gracias al regreso de firmas prestigiosas que quieren aprovechar el buen momento del sector.

Varias marcas, entre ellas Salvatore Ferragamo y N° 21, que optaron por participar en los desfiles de moda mixta de la Semana de la Moda Femenina, decidieron volver a participar en el calendario masculino.

Milán extenderá la edición con una jornada más, hasta el martes, día en el que desfilará Gucci, entre las firmas que vuelven a las pasarelas con modelos masculinos.

La Cámara de la Moda Italiana luchó en los últimos años para que la Semana de la Moda tenga la duración original, que se perdió en 2017.

«Los desfiles de moda separados y la semana más larga demuestran que el mundo de la moda para hombres y sus accesorios está creciendo», comentó Stefania Saviolo, directora del centro de moda de la Universidad Bocconi.

Aliada con Londres pese al Brexit

La moda masculina necesita más visibilidad, según la experta, ya que es un sector marcado por la innovación, la aparición y desarrollo de nuevas marcas.

La fuerte contaminación entre la ropa formal y la informal es clave, así como las incursiones de la ropa de calle, deportiva, las chaquetas de plumas, las zapatillas y la ropa técnica, explicó.

La facturación de la moda masculina aumentó 4,5% en 2019 en todo el mundo, un poco más que la moda femenina (+ 4,3%), con un aumento de 2,9% en Europa occidental (+ 2,1% para mujeres), de acuerdo con Euromonitor International.

La Semana de la Moda milanesa de este año presentará 77 colecciones para el otoño-invierno 2020-2021, incluidas 26 a través de desfiles.

El certamen arranca el viernes con los desfiles de Dsquared2, la marca de los gemelos canadienses Dean y Dann Catten, que celebran 25 años de existencia.

Seguirán las colecciones de Ermenegildo Zegna, Armani, Dolce e Gabbana, Fendi y Prada, las cuales regresan después de una etapa en Shanghai.

Figura de nuevo en el calendario la marca MSGM, que prefirió ir a Florencia en junio, así como Iceberg, después de tres temporadas en Londres.

Versace, sin embargo, estará ausente y optó por un desfile mixto en febrero durante la semana dedicada a la mujer.

La edición de este año estará marcada también por una colaboración sin precedentes con el British Fashion Council.

«Una parte de la Semana de la Moda de Londres está llegando a Milán», comentó el presidente de la Cámara de la Moda Italiana, Carlo Capasa.

«También es un mensaje que estamos enviando en pleno Brexit: nosotros, como empresas de la moda, queremos que nuestros países sigan colaborando», aseguró.