Foto Archivo

La aparición de los puntos negros en algunas zonas del rostro es un problema recurrente en hombres y mujeres, por la complejidad que implica eliminarlos.

“Los puntos negros son ocasionados por obstrucciones en los poros de la piel. El tono negruzco, tan característico como delator, lo aporta la queratina. Este es uno de los componentes principales de las capas externas de la epidermis, que se oxida al entrar en contacto con el exterior”, dice la doctora Jocy León, especialista en medicina estética.

Los puntos negros pueden brotar con mayor frecuencia en zonas de mayor producción de grasa. Por ejemplo, nariz, mejillas y barbilla.

“Si bien las pieles grasas tienen más probabilidad de sufrir la aparición de los indeseables puntos negros o acné comedónico, también es cierto que nadie está a salvo de ellos a causa de malos hábitos cotidianos”, resalta la experta.

A continuación se ofrecen cinco razones por las que aparecen los molestos puntos negros en el rostro.

Dormir con maquillaje

Retirarse el maquillaje es una regla que no siempre se sigue al pie de la letra. Pero es lo peor que se puede hacer, pues la piel comenzará a envejecer prematuramente.

Paralelamente, producirá más grasa y se mezclará con los residuos del maquillaje y el sudor, que se traducirán en los temidos puntos negros.

Higiene incorrecta

Muchos objetos tienen contacto con el rostro diariamente, como el teléfono, audífonos, instrumentos de maquillaje, esponjas y más. Es importante tener todo muy limpio.

Además de sacudir regularmente las brochas, se recomienda utilizar toallitas antibacteriales para limpiar superficies.

Eliminar imperfecciones

Los puntos negros, por ningún motivo, deben ser exprimidos con las uñas. Esta acción maltrata terriblemente la piel y provoca, eventualmente, que la zona se infecte o queden cicatrices.

Es aconsejable recurrir a limpiezas y tratamientos faciales con profesionales y de forma constante y periódica.

Productos grasosos

Muchos de los productos que se usan todos los días podrían estar aumentando la grasa en la piel.

Se recomienda utilizar cremas y maquillaje libre de aceites o grasas.

Tocarse la cara

Tocarse el rostro lo llena de bacterias, pues las manos, por mucha higiene que se tenga, están en contacto con una enorme cantidad de sucio.