Diabetes Corazón
Foto Archivo

Uno de los mayores riesgos de salud para los pacientes que padecen diabetes es desarrollar algún tipo de problema en el corazón. Las complicaciones en torno a la salud del corazón constituyen la primera causa de mortalidad en pacientes diabéticos.

Todos los tipos de diabetes pueden provocar complicaciones cardiovasculares o incrementar el riesgo de muerte prematura. Pero los pacientes diabéticos tipo 2 son quienes se encuentran especialmente vulnerables.

La diabetóloga de Clínica Alemana, Isabel Errázuriz, explicó que esto se debe a que estos pacientes son más propensos a desarrollar aterosclerosis, placas en las paredes de los vasos sanguíneos.

 La especialista aseguró que 70% de los pacientes que padecen diabetes tipo 2 “podría llegar a desarrollar una disminución de la irrigación sanguínea en las piernas, un ataque cerebro vascular o alguna enfermedad cardóaca como un infarto”.

Medidas de prevención y detección temprana

Para identificar los riesgos que tiene un paciente diabético de desarrollar enfermedades cardiovasculares, la persona debe consultar con un especialista. El médico analizará factores como el historial de salud familiar, presencia de infarto al corazón previo a la diabetes, dolor en el pecho, molestias recurrentes al caminar, cantidad de años viviendo con diabetes y control metabólico.

“Además, se realiza un examen físico y evaluación nutricional”, explicó la especialista. Añadió que otros factores de riesgo son tener altos niveles de grasa en sangre, sedentarismo, obesidad, hipertensión arterial y tabaquismo.

Respecto a la prevención, la diabetóloga aseguró que un gran apoyo son los fármacos que ayudan a reducir el colesterol. Sin embargo, también destacó que una parte importante son los cambios en el estilo de vida.

“Gran parte de los casos de diabetes y sus complicaciones podrían prevenirse manteniendo una dieta saludable, una actividad física regular y un peso corporal normal, además de evitar el consumo de tabaco”, aseguró.

Algunas recomendaciones clave son realizar actividad física moderada o vigorosa como mínimo 150 minutos a la semana, practicar ejercicio un día por medio y mantener una dieta saludable baja de grasas saturadas.