El asado de Aguirre y el lomo de cerdo de Miranda fueron los platos más repetidos en la Ruta Gastrononómica Aromas Porteños, celebrada el último fin de semana de mayo en Puerto Cabello. La iniciativa fue de Zoraida Barrios –Mamazory–, fundadora del Carabobo Gastronómico y del Instituto Laurus, y de María Paula Goncalvez, propietaria de Posada Santa Margarita, localizada en el casco histórico de la ciudad.

Ambas preparaciones –como el resto de las que se ofrecieron durante los tres días que duró el evento– forman parte del recetario incluido en el libro El paisaje en la olla, cocina y gastronomía de Carabobo, escrito por Barrios y por el investigador Rafael Cartay, y editado por Libros El Nacional.

Zoraida Barrios, conocida en el medio gastronómico como Mamazory, y María Paula Goncalves, propietaria de Posada Santa Margarita, organizaron la ruta Aromas Porteños, convencidas del potencial culinario de Puerto Cabello

En Ña Carmen, restaurante de Nelly Ordaz atendido por Juan Pablo Cordero, en la calle Municipio, asado y lomo compitieron con los rellenos clásicos de las arepas que ofrece el local: chicharronada con queso amarillo, y parrilla con ensalada. En Ferchos Beer & Grill, en la calle Girardot, se les acompañó con queso telita, rúgula y salsa de la casa, explicó Fernando Nienstaed, propietario de la hambuguesería que, en vista del éxito que tuvo la de asado, decidió dejarla en el menú. También fueron ingrediente estrella en las tapas que sirvió, frente al malecón, Gabriela Chacón, del servicio de catering Paprika Gourmet.

Pargo preñado, plato de que ofreció Michelle Mendoza en su kiosco La Bokaina de Patanemo

Del mar se lució el pargo preñado preparado por Michelle Mendoza, en su kiosco La Bokaina de Patanemo –frente al mar–, frito y relleno de mejillones, pepitonas y camarones cocidos en salsa de tomate, que llegó a la mesa acompañado con tostones y ensalada rallada, y la base de mariscos utilizada por Javier Brito, que ofrece pizzas a domicilio, para dar sabor a su calzone operado.

El maíz no faltó a la fiesta. Con su masa se elaboraron las miniempanadas preparadas por Luis Jiménez, cocinero del El Consomé y padre de Mary, responsable de la sala de este restaurante –localizado en la calle Sucre, al igual que su local hermano, El Consomecito, que solo sirve desayunos– que se acompañaron con chicharronada y tártara, y los tequeños de Boza’s Café, en la calle Plaza, al lado del Teatro Municipal, a cargo de Yuli Khlaid, Carelsy Álvarez y María Gabriela Silva. Allí, el barista Pascual Lampariello dirigió una cata de chocolate –de la variedad local Mantuano, elaborados por Chocolates Cocoa– y café Cospe, de Boconó.

Uno de los platos elegidos por Posada Santa Margarita fue la polenta de Montalbán, que se acompañó con buñuelos de plátano

Ángel González y Fabiola Frazzetto, responsables de la empresa chocolatera, repitieron la cata en Posada Santa Margarita –en donde se degustó la polenta de Montalbán con buñuelos de plátano, y quesito valenciano–armonizada con ron Diplomático. De las tres barras que se degustaron dos estaban intervenidas con dulces de la región: pasa rabia, de batata dulce, leche de coco, papelón, panela y clavito de olor, y camburito, de titiaro y especias.

El desayuno del último día de la ruta en Posada Santa Margarita: quesito valenciano con arepas fritas y ruedas de tomate

¿Más? El roll de zamurito, bebida a base de ron de naranja y ciruelas pasas, de Ktarsis Gourmet; la torta de queso cubierta de mermelada de mamey, muy común en Borburata, elaborada por Marielys Delgado, que en pocos días inaugurará el nuevo local de Boite a Goûter Café, restaurante que ha ganado fama en el puerto por sus waffles, panquecas y crêpes; y las empanadas con guiso de hallaca que se sirvieron en el restaurante del hotel Sun Flower, con café de Río Claro.