Hay ciertos prejuicios con la edad de los vinos blancos que es preciso vencer. Muchos insisten en que mientras más jóvenes, mejor. Puede que esto sea así con ciertos varietales en los que la frutalidad marca el estilo, cosa que no ocurre en otros casos. Un buen vino alsaciano, por ejemplo, mejora con los años, y si recién elaborados son inexpresivos y a veces imbebibles, cuando llegan a la madurez se transforman y adquieren manifestaciones organolépticas superiores. Con la uva sauvignon blanc ocurren cosas interesantes, tanto en Nueva Zelanda como en Chile, donde están haciendo vinos que van más allá de ese aroma intenso y poca acidez que los caracteriza. Acabo de disfrutar un Los Vascos Sauvignon Blanc 2013 de Chile, que me sorprendió y me gustó más que cuando llegó. Confieso que lo serví con cierto temor, considerando los cuatro años desde su cosecha. Totalmente distinto. No tiene esa fruta intensa que confunde en la primera nariz, sino un aroma más evolucionado, más cítrico, pero con una estructura en boca sumamente equilibrada, con una frescura que parece de ayer. Tiene las características propias del sauvignon blanc, pero alejado de adornos y concentrado en lo que la uva es y da. Los Vascos es una bodega propiedad de Domaines Barons de Rothschild (Lafite) y sobre ella pesan más de doscientos años haciendo vinos en Francia. ¿Será por eso la diferencia con otros sauvignon del cono sur? Creo que es buena uva y el trabajo del tiempo que, aunque sean blancos, hace lo suyo. Para bien, en este caso.

Precio: medio
Distribuye: Casa Oliveira
Telf: 0212 238 53 80