En el menú del festival que ofrece La Posada de Cervantes no falta el pulpo a la gallega –condimentado con sal marina y aceite de oliva, y acompañado con papas– ni al lagareiro, platos típico portugués que exige cocer el molusco y llevarlo a la parrilla hasta que ofrezca una textura crujiente.

No son las únicas preparaciones tradicionales que ofrece el restaurante. En el menú también destaca el pulpo horneado, con ajos y laurel; a la vinagreta, con pimentón, cebollas y finas hierbas; a la parrilla, con vegetales grillados; salteado, con pimentón, cebolla y ajo; y en callos, con garbanzos, chorizo y pancetta plato que, de acuerdo con Freddy De Freitas –chef de La Posada de Cervantes, fundada hace 35 años y localizada en la avenida Urdaneta de Caracas, entre las esquinas de Pelota y Punceres, despierta interés por su combinación de ingredientes.

El festival se mantendrá hasta finales de mes y el menú se complementa con preparaciones menos tradicionales que las mencionadas. ¿Ejemplos? El pulpo al teriyaki, con crema de morrón ahumado y pesto; enchilado, con peperoncino y sofrito de tomate, cebolla y ajo; en carpaccio aderezado con vinagreta de naranja y cítricos; y con timbal de papas y salsa brava.