“Te tengo. Estoy acá”, “Todo va a salir bien”. Son las palabras que repite August, un niño de 6 años de edad con síndrome de Down, de California, a su perra Maeby tras una intervención quirúrgica.

Según Heather Avis, la madre de August, cuando Maeby, la Labradoodle de la familia, volvió a casa después de una intervención en la clínica veterinaria lo único que necesitaba era algo de cariño. Por suerte para la perrita, August estaba allí para consolarla.

“Nuestra pequeña Maeby fue esterilizada hoy, pero no se preocupen porque Augie está aquí para cuidarla hasta que se ponga bien”, decía el post.

 


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo