En 2020 los negocios en el mundo han sido empujados a ejercer sus actividades de modo digital, de forma parcial o total. Esto se ha traducido en el uso de multitud de herramientas tecnológicas para hacer frente al reto de transformar aceleradamente sus negocios. Incluso en Venezuela, con todas sus limitaciones, esto ha ocurrido.  Lo que nos lleva a preguntaros ¿no sería más sencillo tener facturación electrónica en el país?

¿Qué es una factura electrónica?

Es una factura en formato digital que cumple con los mismos propósitos legales, comerciales y tributarios de una factura en papel. Una de sus grandes ventajas para los negocios está en la eliminación del papel, lo que representa un ahorro para el emisor de la factura y también permite que los documentos de facturación puedan ser emitidos, almacenados, transmitidos y recibidos por medios electrónicos.

Por su parte, las Administraciones Tributarias tienen un mayor control de la emisión de los documentos lo que facilita no sólo la función de control, sino las de verificación y fiscalización, entre otras.

¿Cómo se emiten las facturas en Venezuela?

La normativa vigente prevé que, en principio, la emisión de las facturas se haga en papel, bien sea través de formularios de facturas pre-impresos, mejor conocidos como factura manual, a través de formas libres que también vienen pre impresos pero con menos datos que el formulario manual. Finalmente están las facturas impresas mediante impresora fiscal o máquina fiscal.

En noviembre de 2018 el Seniat emitió una providencia administrativa que modifica los requisitos que deben cumplir las máquinas fiscales.  Entre esos nuevos requerimientos está un dispositivo de captura y transmisión de datos con capacidad de conectarse a internet para transmitir los datos que están en la memoria fiscal.

Si bien esto puede ser un avance en el ejercicio la función de control de la Administración Tributaria no puede considerarse como facturación digital, pues para eso es necesario una transformación del régimen de facturación que permita sustituir las facturas impresas en papel por documentos electrónicos que tengan la misma validez legal.

¿Existen facturas digitales en Venezuela?

Sí, existen y están reguladas por el Seniat. Están disponibles únicamente para quienes presten servicios de electricidad., agua potable, gas doméstico, aseo urbano, telefonía e internet, estas empresas además deben emitir más de diez mil documentos mensuales y tener capacidad técnica para llevar registros electrónicos de sus actividades, tener respaldos diarios y permitir que el Seniat ejerza funciones de control.

Las facturas digitales, como están concebidas en Venezuela, no están disponibles para todos los contribuyentes y, es importante resaltar, que para poder emitirlas, además de cumplir con los requisitos de ley es necesario contar con una autorización del Seniat.

Si bien las facturas digitales substituyen parcialmente a las de papel, no representan un sistema de facturación electrónica que abarque a la totalidad de los contribuyentes.  Podríamos decir que son un necesario primer paso.

¿Es posible diseñar un sistema de facturación electrónica para Venezuela?

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) los requisitos básicos para la implementación de un sistema de facturación electrónica son los siguientes:

  • La Administración Tributaria debe tener un desempeño adecuado en sus funciones básicas (registro, cobranza y auditoria)
  • El país debe contar con adecuada infraestructura de telecomunicaciones.

Las continuas fallas de servicios eléctricos y de telecomunicaciones que sufre el país hacen que en este momento sea muy difícil que se implemente un sistema de facturación electrónica para todos.

¿Es necesaria la factura electrónica en Venezuela?

Claro que sí lo es, más en un entorno global que ha empujado a los a crear estrategias digitales, con muchísima rapidez y, en algunos casos, sin estar preparados para hacerlo o sin haberlo planteado como una opción para el futuro inmediato.

Hoy más que nunca una agenda de negocios digital ayuda a que cada organización pueda acceder y convertir los datos en información, emplear la información digital para tomar mejores decisiones y, finalmente, agregar mayor valor para la firma y para sus accionistas.

En 2020 es necesario repensar modelos, estrategias y procesos incluyendo, sin lugar a dudas, la facturación. La adaptación será más difícil en los países que carezcan de herramientas que faciliten hacer negocios de forma digital, como Venezuela y demandará un esfuerzo adicional de parte de los sectores productivos de esas sociedades y también de sus Administraciones Tributarias.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo