disfunción eréctil
Pixabay

La disfunción eréctil, generalmente conocida como impotencia sexual, es la incapacidad para conseguir o mantener una erección que permita un ejercicio satisfactorio de la función sexual.

Aunque muchos hombres consideran que “se puede solucionar tomando una pastillita”, la verdad es que una diversidad de problemas puede esconderse tras ella.

En efecto, algunos urólogos sostienen que la disfunción eréctil, en muchos casos, no se trata de una enfermedad sino de un síntoma.

Es decir, síntomas de enfermedades relacionadas con los nervios y vasos responsables de la erección, o por diabetes, hipertensión, sobrepeso, entre otras, siendo la de mayor peso las enfermedades cardiovasculares.

Además de ello, también existen razones que podría ocasionar la disfunción eréctil, por lo que cabe efectuar una valoración completa con un especialista.

Algunas causas de la disfunción eréctil

  • Cuando no hay alteraciones físicas, sino que la disfunción es ocasionada por cuadros de ansiedad, miedo, temor a “defraudar a la compañera”, estrés o depresión.
  • Otras causas de la disfunción eréctil –de naturaleza psicológica- se debe a la preocupación debido a problemas familiares, laborales, sociales, u otros. Tener poco éxito en el trabajo también puede ser una causa de disfunción eréctil, en algunos hombres.
  • El insomnio también puede ser el responsable de la disfunción eréctil, además de la fatiga o llevar un estilo de vida sedentario.
  • Problemas vasculares, pues, el pene no cuenta con suficiente sangre para lograr la erección.
  • Niveles altos de colesterol también pueden impedir tener una erección o mantenerla, pues, se reduce el flujo de sangre necesario para que el pene logre la erección.
  • Lesiones neurológicas, sobre todo en aquellos pacientes que sufren de lesiones en la medula espinal o de esclerosis múltiple.
  • Problemas hormonales, aunque son menos frecuentes, pero también es posible que exista un desajuste en las hormonas sexuales masculinas.
  • Empleo de fármacos cuyos efectos secundarios impidan tener una erección.

Tal como se observa, las causas de la disfunción eréctil pueden ser muchas, por lo que conviene acudir con un especialista a fin de determinar si esta se debe a la ingesta de fármacos, tabaquismo, alcohol, hipertensión, colesterol, entre otras.

Es posible que el especialista realice una exploración de los genitales externos para descartar bandas fibrosas. Asimismo, es necesario descartar problemas neurológicos, hormonales y vasculares.

Consejos para superar la disfunción eréctil

Antes de autoindicarse cualquier medicamento, conviene acudir con un especialista para que haga una valoración realista. Sin embargo, también es importante:

  1. Hablar abiertamente con la pareja: y expresarle cómo se siente ante la idea de tener un encuentro sexual.
  2. Concentrarse menos en el coito, o penetración y, en cambio, hacer la práctica menos genital, ya que, muchas veces la disfunción es ocasionada por ansiedad o tensión ante el ejercicio de la función sexual.
  3. Dejar de considerar la situación como un problema: ya que esto solo traerá consigo mayor ansiedad y la situación se agravará.
  4. Concentrarse en los estímulos del momento, o recurrir a alguna fantasía.
  5. Ahondar en la sexualidad con la pareja. Pues, el encuentro íntimo no solo se reduce a la penetración. Recuerde dedicarse a las caricias y los besos.

En todo caso, la mayoría de las veces el tratamiento puede ir desde aquellos que son menos invasivos hasta el uso de dispositivos al vacío y, en última instancia, la cirugía, si es el caso.

Otro detalle importante es tener un estilo de vida saludable, fomentar el diálogo con la pareja, especialmente en los asuntos que conciernen a las emociones.

También se recomienda mantener un peso adecuado y ejercitarse con frecuencia, ya que esto mantendrá una buena circulación y hará más fácil que la sangre fluya hacia todos los órganos, incluido el pene.

Si se usa bicicleta con frecuencia, tal vez sea mejor caminar un poco, ya que la silla de la bicicleta podría lastimar el periné y las arterias que transportan la sangre hacia el pene.

La pareja delque padece disfunción eréctil también juega un papel importante, pues, puede contribuir para que el hombre lo supere.

En este caso, el papel de la pareja sería el de incrementar la práctica de masajes eróticos, aprender a dar toques suaves al pene, lamer, jugar, usar lencería provocativa, entre otras, que proporcionen una buena estimulación.

Finalmente, recuerda que, la última decisión la puede tomar de la mejor forma, siempre acompañado por un especialista antes de recurrir a atajos.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo