EL NUEVO DÍA

Los músculos son importantes más allá de las actividades físicas de cualquier persona. Más allá de recoger objetos, abrir un frasco o levantarse de una silla, resultan esenciales para el funcionamiento de los órganos, salud de los huesos, inmunidad y metabolismo.

Para cuidarlos y mantenerlos en buen estado hay que tener en orden la masa muscular, aspecto esencial para una vida saludable, incluso en la vejez.

Algo que todo el mundo debe tener en mente es que la sarcopenia, o pérdida degenerativa de la masa muscular, la fuerza o la función física debido al envejecimiento, afecta a una de cada tres personas mayores de 60 años de edad.

Las personas de más de 40 años de edad pueden perder alrededor de 8% de la masa muscular por cada década, y esta proporción puede duplicarse después de los 70 años.

La pérdida de masa muscular es una característica del envejecimiento de la que rara vez se habla. Pocas personas aceptan los síntomas relacionados con los años, como pérdida de fuerza y energía, explica la nutricionista Elisa Gómez Reyes, gerente médico de Abbott.

Pero siempre hay algo que cambia para bien. La buena noticia es que modificar hábitos ayuda a prevenir o a reducir la pérdida de masa muscular.

Para mantenerse fuerte durante el envejecimiento, algunos consejos son:

  • Ejercitarse regularmente, incluyendo rutinas de fortalecimiento para mantener músculos y fuerza en combinación con ejercicios aeróbicos.
  • Alimentarse con proteína proveniente de carnes magras, pescado, huevo o frijoles. Procurar que sean de 25 y 30 gramos de proteína.
  • Elegir una dieta equilibrada con vegetales, frutas, cereales integrales, proteínas, grasas buenas y vitaminas y minerales clave como el calcio y la vitamina D.
  • Ingerir bebidas con ingredientes especializados para el mantenimiento de la masa muscular.

Es importante conversar con un especialista de la salud acerca de la nutrición, especialmente si se tiene alguna condición particular.