El periodo de abstinencia en las relaciones sexuales que tienen que respetar los homosexuales en Francia antes de poder donar sangre pasará de un año a cuatro meses a partir de febrero de 2020, anunció este miércoles el Ministerio francés de Sanidad.

Se trata de una primera etapa de cara a igualar para 2022 los criterios para todos los donantes, con la intención de que se deje de tener en cuenta la orientación sexual en beneficio de la búsqueda de comportamientos individuales de riesgo, según su comunicado.

Los homosexuales tenían prohibido donar sangre en Francia desde 1983 por los riesgos de contagio del sida.

En julio de 2016, se acabó con esa exclusión al autorizar su donación a condición de que no hubieran tenido relaciones sexuales en el último año.

En esa fecha entró en vigor también el permiso de que donaran plasma si no habían tenido más de una pareja sexual en los cuatro meses anteriores a la donación.

La vigilancia efectuada en este tiempo ha demostrado que la apertura de las donaciones a los hombres homosexuales no ha tenido impacto en el riesgo de transmisión del VIH a partir de transfusiones de sangre, que según el Ministerio es de por sí «muy bajo».

Las autoridades francesas recordaron que cada año 1,7 millones de personas donan sangre en Francia y que, de media, un millón de personas se beneficia de esas donaciones.

La  decisión de la ministra de Salud de Francia, Agnès Buzyn, de reducir a cuatro meses el período de abstinencia hace parte de un plan de evaluación regular de los criterios de selección de los donantes, basado en «elementos científicos, objetivos e independientes», señaló el ministerio.

Diversos estudios de la Agencia Francesa de Salud Pública han demostrado que haber autorizado en 2016 que los homosexuales puedan donar sangre no había aumentado el riesgo residual de transmisión del virus del sida.