Mientras haya consenso entre las partes y sean adultos, en la sexualidad todo se vale, indica la sexóloga y psicóloga Sophia Behrens sobre la tendencia a grabar videos íntimos. “Es un juego, un estímulo que algunas parejas lo incorporan dentro de su actividad sexual”, explica. “El problema real es el manejo de ese material; lo complejo que es tener contenido de ese tipo”.

Y muchas personas del mundo del espectáculo lo saben.

Pamela Anderson, Paris Hilton, Jennifer Lawrence… y en la escena local venezolana la actriz Roxana Díaz y Jorge Reyes en 2002, Erika Schwarzgruber, Yorgelis Delgado y el cantante Kent James en 2018, y más recientemente el actor José Ramón Barreto y la actriz e influencer ecuatoriana Emma Guerrero fueron parte de un escándalo donde su privacidad pasó a ser de dominio público.

“Llama la atención esta filtración de videos de personas del espectáculo; eso, de alguna manera, les da publicidad. Claro, no de buena manera, pero los pone a sonar: quién filmó, quién lo filtró, de qué manera, para qué filtraron el video, cómo llegó a la persona que lo dio a conocer”, destaca la psicóloga.

El video se propaga como un virus, se comenta, realizan memes, chistes, y también se comparte como cualquier otro contenido que circula en la red. “Cuando incluyes la grabación en tu actividad sexual, corres riesgos. No sabes en qué momento va a caer en otras manos. Pasa mucho con los adolescentes y estas nuevas generaciones, se viralizan sin que se quiera”.

Behrens enfatiza: “La gente puede hacer lo que quiera con su cuerpo y su sexualidad, siempre que sea entre adultos. Cuando pasa de privado a público se convierte en un problema, sobre todo cuando no ha sido de común acuerdo”.

Incluso las filtraciones pueden devenir en ciberacoso: “Se puede considerar como ciberacoso porque te están exponiendo a través de las redes al vulnerar tu privacidad. Es una situación de violencia”.

Y las consecuencias psicológicas que pueda acarrear este tipo de situaciones, dice, depende mucho del bagaje emocional de cada persona: “Alguien vulnerable a la crítica social puede tener una secuela importante. Puede generar angustia y desconfianza. Pero hay otros casos en los que saben manejar el malestar momentáneo: todo pasa y los escándalos se olvidan”.

Su recomendación: “Aclarar y acordar qué se quiere hacer con ese material; si es por escrito, mejor. Es la única forma de aproximarse al riesgo”.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo