Las dietas que reemplazaron la carne roja por proteínas de origen vegetal más saludables disminuyeron los factores de riesgo para desarrollar enfermedad cardiovascular, de acuerdo con los datos de un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública TH Chan de la Universidad de Harvard y la Universidad de Purdue y que fue publicado por la revista Circulation.

Este es el primer metaanálisis de estudios clínicos controlados aleatorizados que examinan los efectos en la salud de sustituir las carnes rojas, sustituyéndolas por otros tipos de comida específicas.

“Los hallazgos de estudios clínicos controlados aleatorizados anteriores, que evaluaban los efectos de las carnes rojas en los factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular, han sido inconsistentes. Pero, el nuevo estudio, que hace comparaciones específicas entre dietas con un alto contenido de carnes rojas versus dietas con un alto contenido de otros ingredientes, muestra que sustituir las carnes rojas con fuentes de proteínas de origen vegetal de alta calidad produce cambios más favorables en los factores de riesgo cardiovascular”, dice Marta Guasch-Ferré, científica investigadora del Departamento de Nutrición y autora principal del estudio.

El estudio incluyó datos de 36 ensayos clínicos controlados aleatorizados realizados con 1.803 participantes. Los investigadores compararon a las personas que ingirieron dietas con carnes rojas con personas que ingerían más de otros tipos de alimentos (como, por ejemplo, pollo, pescado, carbohidratos o proteínas de origen vegetal, como legumbres, soya o nueces), evaluando los niveles en la sangre de colesterol, triglicéridos y lipoproteínas, así como la presión arterial, los cuales son factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular.

El estudio encontró que cuando las dietas que incluían carne roja eran comparadas con todos los otros tipos de dieta combinadas, no había diferencias significativas en los niveles de colesterol total, lipoproteínas y presión arterial, aunque las dietas altas en carne roja llevaron a mayores concentraciones de triglicéridos que las dietas comparadas. Sin embargo, los investigadores hallaron que las dietas altas en fuentes de proteínas de origen vegetal de alta calidad, como las legumbres, la soya y las nueces, resultaron en un nivel más bajo de colesterol malo (LDL) en comparación con las dietas con carne roja.

Los resultados son consistentes con estudios epidemiológicos de largo plazo que han demostrado un riesgo menor de sufrir ataques cardíacos cuando se consumen nueces y otras fuentes de proteína vegetal en lugar de carnes rojas, dicen los autores. Los hallazgos también sugieren que las inconsistencias encontradas en estudios anteriores en cuanto a los efectos de las carnes rojas en los factores de riesgo cardiovascular podrían deberse, en parte, a la composición de las dietas comparadas. Recomiendan que en estudios futuros se tomen en cuenta comparaciones específicas de alimentos.

“Preguntar si la carne roja es ‘buena’ o ‘mala’ es inútil”, señala Meir Stampfer, profesor de Epidemiología y Nutrición y autor principal del estudio. “¿Tiene que ser comparada con qué?”. Si reemplazas las hamburguesas por galletas o papas fritas, no será más saludable, pero, si reemplazas la carne roja con fuentes de proteína vegetal saludable, como nueces y habichuelas, obtienes beneficios de salud”, agrega.

Los autores recomiendan adherirse a dietas vegetarianas o de estilo mediterráneo saludables, tanto por sus beneficios como para promover la sustentabilidad ambiental.

Otros autores de la Escuela de Salud Publica TH Chan de Harvard son Ambika Satija, Stacy Blondin, Frank Hu y Walter Willett. Guasch-Ferré recibió una subvención de la Asociación Americana de Diabetes y Satija es apoyada por la Asociación Americana del Corazón.