animales
Los hábitos de higiene pueden ayudar a reducir los efectos de alergia - Foto: planoinformativo.com

Los animales que más producen alergias son los gatos y perros, pero también caballos, conejos, ratones y algunas aves.

Las reacciones alérgicas a los animales, mayormente con pelos -asma, rinitis, dermatitis- se debe a la inhalación de pequeñas partículas provenientes de ellos y no a su pelaje como se cree, reseñó el portal web 20 minutos.

Las alergias son causadas por una especie de partículas de caspa, que contienen los alérgenos formados en las secreciones de las glándulas sebáceas y salivares de los animales. Es por ello que al entrar en contacto con las mascotas o al ser lamidos por ellos, se originan reacciones alérgicas en algunas personas.

Las probabilidades de presentar alergias depende del grado de exposición que se tenga con el animal. A pesar de ello, estudios aseguran que niños expuestos a edades tempranas a animales de granja tienen menos posibilidades de desarrollar una alergia.

Algunas recomendaciones de especialistas

Alergólogos recomiendan evitar, en la medida de lo posible, el contacto con las mascotas o, en su defecto, lavar bien las manos luego de hacerlo. Mantener a las mascotas fuera de los dormitorios también ayudará.

Por otra parte, las medidas de higiene suman mucho a este proceso de prevención. Limpiar bien los espacios determinados para el descanso de las mascotas como almohadas, sábanas, cojines o incluso alfombras evitará que los alérgenos se propaguen allí.

Finalmente se recomienda bañar a las mascotas una vez por semana para reducir la cantidad de alérgeno acumulado en la caspa y frotarla varas veces a la semana con una toalla húmeda. Además de lavar la ropa que ha mantenido contacto con el animal.

El rol de las vacunas 

Actualmente se comercializan vacunas antialérgicas contra perros, gatos y caballos que, según la especialista Lourdes Arochena, portavoz de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, «son eficaces, siempre y cuando el tratamiento no se abandone».

A pesar de ello Arochena explica que las vacunas no son garantía de que las alergias vayan a desaparecer. Contrariamente, su efecto dependerá de la modificación de los hábitos de contacto e higiene que tenga el dueño con su mascota.