Foto Archivo

El desfile de los Diseñadores de Moda de Latinoamérica en Nueva York se llenó de colores  con la presentación de Ágatha Ruiz de la Prada. La diseñadora abrió el evento y llevó un arcoíris a la pasarela, que este año celebra su décima edición.

Rosado intenso, amarillo, verde limón y oscuro, rojo, azul, blanco y naranja, muy clásico Ruiz de la Prada, desfilaron por esta pasarela. El evento estuvo  dedicado solo a creativos latinoamericanos que buscan un espacio en este competido mercado neoyorquino.

Desde hace cuatro años Ágatha Ruiz de la Prada se unió a Diseñadores de Moda de Latinoamérica, evento que comenzó como el Uptown Fashion Week en Nueva York. «La comunidad latina está cogiendo un poderío en Nueva York que es impresionante. Yo estoy contenta de ser parte de esta comunidad», dijo la diseñadora.

Opinó que en una ciudad como Nueva York, donde el gris y negro son parte del día, los colores llegaron con los diseñadores latinos.

A tono con la temporada otoño invierno 2020-2021, su propuesta se compuso de suéteres, sudaderas sobre la cintura o a nivel de la cadera, pantalones, algunos con las estrellas. Pero también de faldas acampanadas adornadas con botones de diversos colores y bolsillos sobrepuestos.

La colección, confeccionada en exclusiva para esta pasarela en Nueva York se compuso además de vestidos oversize, muy cómodos y juveniles y otros con volantes amplios.

Toda las modelos lucieron un diadema de corazón, símbolo distintivo también de su marca, en una colección que estuvo complementada por zapatos de plataforma de brillantes colores.

«Intento ser fiel a mí misma. Lo importante de mi estilo es que te puede gustar o no, pero imposible no reconocerlo», aseguró.

Ágatha Ruiz de la Prada desfile Foto Archivo
Ágatha Ruiz de la Prada desfile Foto Archivo