Alagba
ABC

Alagba, una tortuga gigante considerada la más vieja de África, murió a los 344 años en el palacio del rey tradicional de la ciudad de Ogbomoso, Nigeria, Oba Jimoh Oyewunmi.

El reptil, de sexo masculino y cuyo nombre en el idioma yoruba significa El anciano, falleció este jueves tras sufrir una breve enfermedad, precisó el secretario privado del rey, Toyin Ajamu.

«Alagba vivió en el palacio durante siglos. La tortuga fue anfitriona de muchos monarcas en Ogbomoso», aseguró.

El animal, cuya especie se caracteriza por una gran longevidad, alcanzó popularidad porque el actual soun, título monárquico, usaba sus recursos personales para atender su bienestar.

La tortuga tenía dos miembros del personal del palacio dedicados a ella, dijo el secretario.

Esos sirviente le proporcionaban alimentos, asistencia médica y otra logística para asegurarse de que recibía el mejor trato.

«A diario, Alagba tenía turistas que la visitaban desde diferentes partes del mundo», apuntó Ajamu, quien remarcó que el palacio y el sector turístico están de luto por su muerte.

A fin de mantener en el recuerdo al popular reptil, el secretario adelantó que hay planes para preservar su cuerpo para que los turistas sigan disfrutando de su presencia.