Este año 2020 lo comenzamos con momentos cíclicos que marcan cambios profundos para la humanidad con eventos astrológicos que no se daban desde hace mucho tiempo. A solo dos días del eclipse de Luna de Lobo en Cáncer, tenemos uno de los acontecimientos astrológicos más importante del año y es la conjunción, a los 22°grados de Capricornio, de los titanes Saturno y Plutón, que ocurre este 12 de enero, trayendo grandes cambios; estos serán tan profundos y radicales que nunca la humanidad será la misma.

El cierre del ciclo se cumple dando inicio a uno nuevo que abre las puertas de par en par y se está haciendo sentir desde hace un tiempo. La conjunción entre estos dos grandes y poderosos planetas se da de cada 32 a 35 años, en diferentes signos y trae cambios que se harán sentir.

Esta conjunción ha ocurrido varias veces en el siglo XX dejando su sello en la humanidad. En el año 1914, a 2° en el signo de Cáncer, marcó el inicio de la Primera Guerra Mundial, la renuncia del zar en la Rusia imperial y el nacimiento de la Revolución Rusa y el comunismo. Significó un cambio total del mundo como se conocía hasta ese momento, en lo social, político y económico.

En 1947 se da la conjunción a 13° en el signo de Leo trayendo el final de la Segunda Guerra Mundial, la creación del Estado de Israel, la terrible división de Alemania en dos bloques, el comienzo de la Guerra Fría, la carrera armamentista y el poderío nuclear. También el triunfo del comunismo en China con la llegada al poder de Mao Tse-Tung.

La última conjunción de estos grandes planetas fue a 26°en el signo de Libra entre 1981 y 1982. En ese tiempo se descubrió el virus del Sida, su contagio fue galopante y cobró la vida de mucha gente: ocurrió la guerra de Las Malvinas, la llegada al poder de Gorbachov y con él las reformas que dieron lugar a la caída del comunismo, la disolución de la Unión Soviética, la caída del muro de Berlín y el afianzamiento del Estado Islámico en Irán, dando inicio al fortalecimiento del fundamentalismo y el crecimiento del terrorismo, con el ataque a las Torres Gemelas en 2001, llevando esto a las guerras de Irak y Afganistán.

Los titanes Saturno y Plutón no se encontraban juntos en Capricornio desde hace 500 años, período en que se produjeron muchos cambios trascendentales en el mundo; inició a pocos años del descubrimiento de América, con luchas por las nuevas tierras, colonizaciones y una gran inmigración jamás vista, buscando huir de las hambrunas y pobreza en el viejo mundo, tomando y creando nuevas colonias, dando esto pie a un comercio nunca antes visto entre América y Europa. Iniciándose el comercio de esclavos y oro, aportando uno de los tesoros más grandes que luego salvaría a Europa de la gran hambruna en el futuro como la papa, tubérculo originario de América, así como también el chocolate, el tomate y otras ricas especies de frutas, legumbres, verduras y tradiciones.

Esta colonización fue violenta, difícil al encontrarse mundos y creencias tan dispares, acabando lo conocido para estos pueblos ancestrales. Se inició un mundo totalmente nuevo y diferente donde estas culturas quedaron destrozadas y casi acabadas en sus creencias y tradiciones, naciendo una nueva mezcla de razas y culturas, que será difícil de repetirse en tamaño y magnitud.

Mientras, en Europa se movían los cimientos de la Iglesia Católica y se daban dos grandes cismas, con Martín Lutero rompiendo con la Iglesia de Católica Romana y dando comienzo a su reforma protestante, así como Enrique VIII también inicia su separación de Roma dando inicio a la Iglesia Anglicana, iniciando una guerra por creencias religiosas entre católicos y protestantes basadas en la misma fe pero con intereses e ideologías diferentes.

Todos estos acontecimientos gestaron una nueva sociedad y gestaron el caldo de cultivo a sucesos que más adelante cambiarían la historia dándole un giro a la ciencia y la medicina, abriendo las puertas para el renacimiento de nuevas ideas.

Estos dos titanes de Saturno y Plutón traen cambios profundos, cierres de ciclos y cada uno aportando su fuerza y poder desde el signo de Capricornio para dar un nuevo giro a la historia de la humanidad.

Saturno, padre tiempo, el planeta que representa las leyes, el orden, las instituciones, pensamientos rígidos, es el planeta de la economía, los poderes jerárquicos, la disciplina y de todo lo firme e incuestionable, de las estructuras que se mantienen en el tiempo, el esfuerzo, el trabajo y el mérito ganado con constancia y dedicación; es el gran maestro que limita, restringe y contrae, que se resiste a los cambios si no son producidos por él. Pero sus enseñanzas nunca se olvidan perdurando en el tiempo, y tan profundas como necesarias para marcar los cierres y los nuevos ciclos.

Plutón, gobernante del Hades y del inframundo, señor de la vida, muerte y renacimiento, de los cambios drásticos, del karma y guardián de las almas, es regente de Escorpio, signo ascendente de Venezuela, dueño de las riquezas que se encuentran en lo profundo de la tierra, como petróleo, coltán, thorium, oro, y otros minerales. Generador de crisis, con su poder intensifica y lleva a los extremos todo a su alrededor generando cambios violentos y radicales, destruyendo todo lo que se considera seguro, llevando a lo más profundo del abismo para probar el temple, la voluntad y el carácter. Gran creador de conflictos, destructor de todo lo establecido, llevando al límite para que en medio del caos y las cenizas renazca como el ave Fénix, encontrando nuevos caminos y remontando a las alturas sobrevolando miedos, desesperación, caídas y tristezas. Plutón con su fuego consume, destruye y purifica dejando el camino y la tierra listos para un nuevo renacer.

Por eso es tan importante y trascendental la alineación de estos dos titanes de la astrología, ya que al unirse y juntar sus energías producen grandes y determinantes cambios en todos los niveles personales y globales para la humanidad.

Esta conjunción es tan fuerte e intensa que influye en todos los ámbitos, mientras Saturno con sus energías vendrá derribando estructuras que ya son retrógradas, para dar pie a confrontaciones que abrirán nuevos comienzos, moverán las estructuras de las finanzas, lo político, social, tradiciones y creencias; no dará nada sin esfuerzo, lo que se desee se tendrá que luchar y ganar con el tiempo y la constancia. Plutón nos empuja a tomar decisiones, a mutar de piel y a transformaciones profundas y radicales.

Estos dos planetas al unir sus fuerzas empujan a cambiar el orden y maneras establecidas para traer un nuevo sistema, conciliando con el pasado y reafirmando las raíces de los valores. Es en este momento cuando ambos planetas se alinean y se ponen de acuerdo para trabajar juntos y obligar a la humanidad a laborar al máximo, sacando lo peor y mejor de sí misma, para sanar heridas kármicas, quedándose solo con lo que valga la pena y sea esencial, dando paso al cambio, dejando el miedo atrás para renovar estructuras.

Estamos a las puertas de la gran conjunción de un cambio que no es fácil de entender y comprender, donde los viejos patrones no funcionarán con las vibraciones y frecuencias que están iniciando su giro en la rueda de la vida.

Aquí les dejo unas recomendaciones para trabajar en esta mega conjunción de Saturno/Plutón en Capricornio.

–Conectarnos con nuestro poder personal.
–Decidir cerrar ciclos que nos impiden avanzar en todos los niveles.
–Enfrentar los miedos por propia voluntad y no esperar a que Saturno/Plutón les den comienzo.
–Trabajar la tolerancia con nosotros y con los demás para poder aceptarnos.
–Abrirnos al nuevo estado de consciencia y espiritualidad.
–Tomar la responsabilidad de nuestras acciones, ya que el karma no se hará esperar.
–Trabajar la voluntad para alcanzar las metas.
–Soltar tensiones y relajar mente, cuerpo y espíritu.
–Mantener la voluntad firme para enfrentar los retos y obstáculos que se presentarán.
–Confiar en sí mismos, mantener la fe y las ganas de seguir adelante a pesar de lo que se presente.

Saturno es el planeta que rige a los dirigentes, políticos, empresarios, líderes espirituales, la profesión y el trabajo en general; el dinero, las finanzas, los huesos y esto significa la estructura del cuerpo hasta el orden de las cosas y las formas.

¿Cómo afectará esta conjunción los signos cardinales Cáncer, Capricornio, Aries y Libra?

Capricornio: será el signo que más se verá afectado en todos los aspectos, más buenos que malos, ya que este tránsito traerá más responsabilidades, reordenamiento en todos los ámbitos de vida, organizando la casa y usando lo que realmente se necesita deshaciéndose de todo lo inútil y lo que no sirve. Se sentirán más endurecidos y calcularán más sus movimientos, concentrando sus acciones en lo más cercano: familia, afectos, trabajo y economía; se sentirán más sabios y deberán cuidarse ya que pueden sentirse sin fuerza física, cansados, sin vitalidad en algunos momentos. Será un tiempo de aprendizaje y transformación.

Cáncer: se verán afectados en sus cambios de humor, en su natural fluir, serán propensos a depresiones, estarán más sensibilizados que de costumbre sintiéndose incomprendidos. Tienen que trabajar sus emociones, proyectos, empleos y finanzas; son momentos de cambios y de enfrentar miedos y atreverse a hacer los cambios necesarios para avanzar y crecer espiritual y físicamente.

Aries: se enfrentarán a grandes desafíos en los tiempos por venir, les tocará trabajar duro con el tiempo, con su carácter y arranques repentinos, con sus finanzas y con problemas en lo laboral. Deben evitar enfrentamientos con seres queridos y en el trabajo con jefes, compañeros y amigos, harán mejor uso de sus recursos y habilidades para salir adelante.

Libra: estarán más cómodos y serán momentos para ordenar y organizar su entorno, relaciones personales y laborales; se abrirán puertas para proyectos que estaban en mente o comenzando. No les faltarán responsabilidades, deben aprender a trabajar mejor el tiempo y las limitaciones para sacar el mejor provecho y usar todos los recursos de este aprendizaje.

Los signos fijos Tauro, Escorpio, Leo y Acuario se sentirán impulsados por esta conjunción y los cambios que se avecinan, soltando ataduras del pasado que los restringen y mantienen atados en situaciones en donde no quieren estar más, dependiendo de las circunstancias donde se encuentren en su vida. Deben conectarse con las energías de cambios y adaptarse a los giros y transformaciones, descubriendo que la clave para salir adelante es trabajar en equipo y tomar las mejores oportunidades de lo que se presente, poniendo hombro con hombro para lograr los objetivos. De este grupo, Tauro es el que la tiene mejor en especial a los nacidos en el primer decanato ya que se les presenta un hermoso trígono constructivo y reformador que abrirá nuevos caminos y metas al éxito.

Los signos mutables Virgo, Piscis, Géminis y Sagitario se verán movidos, en especial Virgo, signo de tierra, como Capricornio, se sentirán urgidos por mejorar su entorno en cuanto a lo laboral, metas y proyectos; ganarán reconocimiento y estarán activos organizando, planificando, trabajando por ideales, sueños y proyectos, motivando acciones colectivas en luchas sociales, políticas y de cambios para sanar el planeta y su entorno. Soplan fuertes aires de renovación, cambios y liberación. Éxitos con esfuerzo y trabajo para conseguir las metas es la clave; mantener la voluntad y la constancia es el poder.

Por @Solcire_Wicca