La encuesta más reciente de Datanálisis indica que el presidente interino Juan Guaidó tiene un índice de aprobación superior a 60%, mientras que la popularidad de Nicolás Maduro se ha desplomado hasta 14%, lo que también se ha hecho sentir en las zonas más pobres y de clase obrera, reseña El Nuevo Herald.

“El gobierno está perdiendo apoyo en los barrios pobres. A lo mejor Maduro puede distraer a estas personas con el miedo y culpando a Guaidó, pero no puede distraerlos cuando no saben cuándo van a volver a comer”, expresa el analista político Guillermo Zubillaga, de la Sociedad de las Américas y el Consejo de las Américas (AS/COA).

Roberto Briceño León, sociólogo y experto en delincuencia, que estudia los barrios desde hace 50 años, señala una tendencia: una fuerte reducción de la violencia en esas zonas. Al igual que en el resto del país, estos vecindarios también han experimentado un éxodo de personas debido a la crisis económica.

Con información de El Nuevo Herald