Aunque han muerto 37 venezolanos y se han registrado más de 1.000 heridos durante las manifestaciones, el ministro de Educación, Elías Jaua, justificó la represión con el argumento de que los cuerpos de seguridad son enfrentados con armas y atribuyó las muertes a la oposición y “al odio al chavismo”.

“Hasta ahora la respuesta del Estado ha sido el uso legal, proporcional y diferenciado de la fuerza. Incluso estamos por debajo de los estándares porque enfrentamos a manifestantes armados, con pistolas, escopetas, fusiles en algunos casos», aseguró el presidente de la Comisión Constituyente en una reunión con el cuerpo diplomático acreditado en el país, entre ellos el nuncio apostólico, al que el presidente Nicolás Maduro –dijo Jaua- le pidió que interceda para que la oposición abandone “el escenario de la no política, de la violencia, de la lucha armada”.

La Comisión Presidencial ANC se reunió, posteriormente, con representantes de medios de comunicación.

Jaua responsabilizó a “manifestantes armados” la muerte de cinco funcionarios policiales y militares: “Las fuerzas de seguridad han respondido con agua de propulsión, bombas lacrimógenas y contención física. Hasta ahora el Estado no ha autorizado el uso de armas de fuego, incluso contra manifestantes armados, porque somos una nación democrática, respetuosa de los derechos humanos».

El ministro, que en otrora lideró en la UCV a los encapuchados, señaló la existencia de una “estrategia criminal» de la oposición. “Usan bandas de delincuentes junto a los sectores de violencia para generar terror en Caracas y en Valencia, reflejado en saqueos, asesinatos, enfrentamientos armados. Es una estrategia integral con un propósito central: una escalada de lucha armada. El Estado no está enfrentando manifestaciones pacíficas. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana y la dirección política de la revolución valoramos el momento como una situación de insurgencia armada por parte de grupos organizados de la oposición, en alianza o utilizando a bandas de criminales”.

En respuesta, dijo que el presidente Maduro decidió “desatrancar el conflicto político” con una constituyente. Descartó un referéndum sobre si se convoca a una ANC y explicó que se elegirán los  constituyentes. «Si (la oposición) es la mayoría es la gran oportunidad de demostrarlo», planteó.