El gobierno de Colombia incautó este jueves 400 toneladas de alimentos destinados a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) en el puerto de Cartagena, debido a que no estaban aptas para el consumo humano.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos anunció el decomiso de la mercancía y denunció que las cajas serían utilizadas presuntamente para fines políticos, a propósito de las elecciones presidenciales de este domingo 20 de mayo.

«A través de ellos explotan la crisis humanitaria de los venezolanos no solo para ejercer un control político y social, sino con fines electorales y para reprimir a la oposición», precisó Santos.

El mandatario adelantó que su gobierno investigará presuntos casos de corrupción involucrados con las empresas que importan esos alimentos a Venezuela desde México, Colombia y otras naciones.

«En el marco de la investigación que permitió este decomiso hay evidencias de posibles delitos de corrupción, lavado de activos y enriquecimiento ilícito. He solicitado a la Policía Nacional y la DIAN entregar todas las pruebas recolectadas a la Fiscalía General de la Nación, con quien hemos venido trabajando, para que avance la investigación, en la que también están colaborando autoridades de otros países.», dijo Santos.