Cuarentena poema
Foto Archivo

“Y la gente se quedó en casa” es el poema sobre la cuarentena que está conquistando las redes sociales debido a la pandemia por el coronavirus. El escrito fue compuesto en inglés por la maestra estadounidense Kitty O’Meara. La autora publicó sus versos en su blog, de donde se tradujo al castellano y al italiano.

Este poema sobre las consecuencias de una cuarentena en las personas se volvió todo un fenómeno en Italia.

Con una traducción libre, las palabras de esta docente están circulando en las redes sociales. Los versos los escribió la también asistente espiritual el lunes pasado  en su blog The Daily Day.  La fecha sobre el poema se ha convertido en una polémica en Internet ya que se creyó que el escrito se había realizado en 1800, en los tiempos de La Peste.

Su autora, que vive retirada con su pareja en el campo en Estados Unidos, no dejó de manifestar su sorpresa por lo rápido que se viralizaron sus palabras. “Comencé con una breve publicación en mi página de Facebook, y se volvió viral, un término irónico mientras estamos luchando juntos contra una pandemia. Lo que ha venido después ha sido, en algunos momentos, algo abrumador, una bendición, un desafío, algo confuso y también completamente lleno de alegría”. Aficionada a la literatura, compuso el texto con la llegada de la pandemia al preocuparse por “sus antiguos compañeros de trabajo y por toda la gente de la Tierra”.

El texto, corto y sencillo, ha removido la esperanza en las personas, incluso Ariana Grande ha escrito que las palabras de O’Meara le inspiran.

La composición completa dice así:

“Y la gente se quedó en casa. Y leía libros y escuchaba. Y descansaba y hacía ejercicio. Y creaba arte y jugaba. Y aprendía nuevas formas de ser, de estar quieto. Y se detenía. Y escuchaba más profundamente. Algunos meditaban. Algunos rezaban. Algunos bailaban. Algunos hallaron sus sombras. Y la gente empezó a pensar de forma diferente.

Y la gente sanó. Y, en ausencia de personas que viven en la ignorancia y el peligro, sin sentido y sin corazón, la Tierra comenzó a sanar.

Y cuando pasó el peligro, y la gente se unió de nuevo, lamentaron sus pérdidas, tomaron nuevas decisiones, soñaron nuevas imágenes, crearon nuevas formas de vivir y curaron la Tierra por completo, tal y como ellos habían sido curados».