Chernobyl, la exitosa miniserie de HBO, sigue dando de qué hablar.

No solo obligó a Rusia a responder con una nueva serie que será transmitida por la televisión estatal de ese país. Aleksey Muradov, quien será el director, comentó en una entrevista con Komsomolskaya Pravda, el diario más leído de Rusia, que el seriado mostrará cómo la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos estuvo involucrada en el desastre.

Y esta semana, turistas e influencers han dado pie a una controversia a partir de fotografías publicadas en la red social Instagram en la zona donde en 1986 ocurrió el peor desastre nuclear de la historia. En las imágenes, los turistas posan junto a objetos y animales del lugar, y entre los casos más comentados figura el de una mujer que posó semidesnuda.

El creador y guionista de la serie Chernobyl, Craig Mazin, no tardó en expresar su descontento a través de la red social Twitter: «Es maravilloso que #ChernobylHBO haya impulsado una ola de turismo a la Zona de Exclusión. Pero sí, he visto las fotos dando vueltas por ahí», escribió.

«Si van a visitarla, por favor, recuerden que una tragedia horrible ocurrió en ese lugar. Compórtense con respeto por todos los que sufrieron y se sacrificaron», pidió Mazin a los turistas.

Varias empresas ofrecen tours a la Zona de Exclusión de 30 kilómetros alrededor de Chernóbil y Prípiat, ciudad que fue construida para los trabajadores de la planta y sus familias, según un artículo publicado por BBC Mundo.

SoloEast, una empresa que ofrece tours por el lugar, aumentó sus ventas 30% después del estreno de la serie de televisión, aseguró la agencia Reuters.

El 26 de abril de 1986, en la ciudad ucraniana de Prípiat, explotó el reactor Nº 4 de la planta nuclear de Chernóbil. El nivel de radiación en la zona fue 400 veces superior al de Hiroshima. 31 personas murieron en el accidente, pero tuvo efectos devastadores para millones de personas y se sienten aun en la actualidad.

Aunque ahora la radioactividad no es alta y se puede recorrer el lugar en un par de horas, la controversia gira en torno al tipo de fotografías que los turistas e influencers están publicando, pues las consideran irrespetuosas e insensibles con lo ocurrido allí hace décadas.

1986年車諾比核事故發生於此 ,彷彿時間都靜止了

Una publicación compartida de  Patrick Tpe 派 (@patricktaipei) el 

Pero no es la primera vez que turistas e influencers desatan controversia con sus fotografías en lugares donde el comportamiento debería ser otro. Sucedió también en el campo de concentración de Auschwitz, donde más de 1 millón de personas fueron asesinadas por el régimen nazi.

En marzo, los gestores del lugar reclamaron a los visitantes respeto a la memoria de los fallecidos a través de Twitter: «Cuando venga a Auschwitz, recuerde que está en un lugar en el que fueron asesinadas más de 1 millón de personas. Respete su memoria”.