Retrato de Jacqueline Picasso

El cuadro Retrato de Jaqueline de Picasso, con 6,5 millones de euros (7 millones de dólares), es hasta el momento el precio más elevado de una obra de arte de la feria ARCO 2020.

Retrato de Jaqueline es un óleo pintado en 1957, poco después de que falleciera su mujer Olga. En la tela aparece la que sería su última esposa, Jaqueline Roque. Se encuentra en la Galería Edward Tyler Nahem.

Por el momento es la pieza más cara conocida en ARCO, aunque le sigue de cerca una gran escultura de Chillida, de la galería Hauser & Wirth, cuyo precio es 5 millones de euros (5,4 millones de dólares), según fuentes de la galería.

La galería suiza, que dedica por entero su espacio al escultor vasco, es la responsable de la reapertura del museo dedicado al artista, el Chillida Leku, tras llegar a un acuerdo con la familia.

Entre las más caras de la feria también se encuentran un Calder por 1,8 millones de euros (casi 2 millones de dólares) y un cuadro de Kandinsky por 1,5, (1,6 millones de dólares) en la galería Leandro Navarr.

La feria también ofrece obras menos costosas. En la Galería Lelong se pueden encontrar dos bustos de mujer de Jaume Plensa por 430.000 euros (467.500 dólares) cada uno. También hay un dibujo de Miró por 800.000 euros (870 000 dólares).

Forsblom, la galería con el cuadro de Franco que suscita cierta polémica, tiene una serie de Ai Weiwei, titulada Zodiac. Recrea los animales del zodiaco chino con piezas de lego, por 160.000 euros (174.000 dólares) cada uno. En total, alcanzaría los 1,9 millones de euros (2 millones de dólares).

En el apartado de autores españoles, la galería Malborough había vendido  a primera hora de este miércoles su obra más cara: un tríptico de Antonio López por 300.000 euros (326.160 dólares). Ofrece, entre otras, una escultura de Martín Chirino por 250.000 euros (casi 272.000 dólares).