Vladimir Putin de Superman, jugador de hockey o Papá Noel, ocupa toda una exposición en Moscú titulada «SuperPutin», en la que se pretende homenajear al dirigente ruso, candidato a un cuarto mandato presidencial.

En una gran sala de una fábrica en desuso del centro de la capital rusa, los visitantes pueden admirar a Putin acariciando a un perro, enarbolando la bandera rusa o disparando con un lanzacohetes misiles con los colores de Rusia.

«Cada cuadro subraya una calidad y un valor del presidente», explicó Yulia Dziuyeva, una de las organizadoras de la exposición, de 22 años.

Cada uno de los 30 «pintores y escultores artistas» que participan en la exposición (hasta el 15 de enero) «ha representado a Vladimir Putin bajo sus aspectos positivos. Cada uno lo quiere, lo respeta y lo apoya» afirma.

La inauguración de esta exposición que, según sus organizadores, viajará a Berlín yLondres , coincidió con el anuncio el miércoles de la candidatura de Putin para la elección presidencial de marzo de 2018, donde postulará a un cuarto mandato.

Una victoria lo colocaría al frente del país hasta 2024 y lo convertiría en el dirigente ruso de mayor longevidad en el poder después de Josef Stalin.