Por casi cuatro décadas perteneció a la Organización Miss Venezuela pero, a comienzos de 2018, decidió renunciar porque, reconoció Osmel Sousa, su autoridad ya no era respetada por la empresa. Pero, además, se le vinculó, junto con su entonces equipo de trabajo, con una red de corrupción que vinculaba a exreinas de belleza con funcionarios del régimen y favores económicos.

Hasta esta semana la relación entre Osmel Sousa y la Organización Miss Venezuela había sido políticamente correcta, muy diplomática, pero la prohibición de difundir videos del concurso en su webshow, Desde los ojos de Osmel, ha hecho que el llamado zar de la belleza tome la palabra. Está molesto. Asegura que está en su derecho de poder usar ese material porque fue producto de su trabajo.

La semana pasada Nina Sicilia, gerente general del Comité de la Belleza que también integran María Gabriela Isler y Jacqueline Aguilera, concedió una entrevista a El Universal en la que negó que la organización haya denunciado ante Youtube el uso de los videos para evitar que Sousa los utilice en su show que transmite por su canal en la plataforma, en el que tiene 53.600 suscriptores.

-Más allá de que el material pertenezca a la Organización Miss Venezuela, ¿a qué cree se deban los reclamos de Venevisión Internacional?

-No sé. Pero es lamentable que después de tantos años trabajando con las mujeres más bellas de Venezuela, ahora me impidan mostrar mis logros.

-¿Por qué Nina Sicilia, gerente general del Comité Ejecutivo del Miss Venezuela, insiste en que jamás van a prohibir la difusión de estos videos y usted tiene pruebas?

-No es Nina la que habla. Más bien le recomiendo a ella que se documente. Porque la están mandando a decir cosas sin saber. Porque si te das cuenta, en las capturas de pantalla, sí existen denuncias. Ella es un portavoz.

-¿Nina Sicilia u otra persona de la Organización Miss Venezuela se han comunicado con usted?

-No. Nadie se ha comunicado. Y yo creía que Nina Sicilia era amiga mía de toda la vida, y ahora me di cuenta que no. Pero bueno, supongo que algunas personas no tienen decisión propia, reciben instrucciones.

-¿Cómo piensa lograr la visualización de sus programas?

-Yo no sé mucho de eso. Cuando empecé a hacer estos programas fue que entendí lo que era Youtube. Mi equipo de producción ya solventó eso. Según lo que me explicaron, simplemente no podemos usar los videos del Miss Venezuela dentro de mis programas, porque lo denunciará la plataforma. Pero ya eso pasó. Yo estoy feliz con los suscriptores y las 25 millones de impresiones que tengo.

-¿Esta situación le preocupa? ¿Siente que hay una pelea implícita de la organización Miss Venezuela y de sus directivas con usted?

No me preocupa. Si quieren pelear que peleen solos. El Miss Venezuela fue un proyecto al que le entregué mi vida por muchos años. Así que ahora los logros hablan por mí.

-¿Qué opina del trabajo que han realizado hasta ahora las tres representantes de esta organización?

-Ni siquiera me he tomado el tiempo de detallar qué están haciendo. Pero les deseo mucho éxito.

 

-¿Extraña el Miss Venezuela?

-No al Miss Venezuela, extraño el trabajo que venía haciendo y a la gente que trabajó conmigo, el equipo de producción, los directivos de antes y todos los que colaboraban conmigo. Todo ese movimiento de antes, ahora no sé qué es lo que se hace.

¿Volvería a la organización?

-Si renuncié y me fui fue por algo.El Miss Venezuela era mi vida por lo que representaba para el país que me acogió desde niño. Ya no es lo mismo.

-¿Qué sintió al ver que ninguna de las candidatas que preparó el año pasado ingresó en el cuadro de semifinalistas del Miss Universo? ¿Lo consideró como una derrota? ¿Se alegró por la candidata venezolana Thalía Olvino?

-La preparación de Fiona y Mariana fue en dos semanas. Creo que lo hicieron muy bien para el poco tiempo que tuvimos. Yo me las traje a Venezuela para que mi equipo las entrenara en todos los aspectos, porque hubiese sido muy difícil trabajarlas en Argentina o Uruguay, donde yo no tengo tantos aliados como en Caracas. Respecto a la venezolana, los triunfos de Venezuela siempre me alegrarán, porque el Miss Venezuela es de los venezolanos, y yo soy venezolano de corazón.

-En sus videos de Youtube hubo algunas misses o seguidores que decían que las historias no eran del todo ciertas, ¿cómo asumió esas críticas?, ¿es cierto que había historias que no eran ciertas?

-Este programa yo lo hice con lo que recordaba y lo que algunos amigos me ayudaron a recordar. Todo lo que conté fue verdad. Quizás a algunas personas les dé pena admitir ciertas cosas, pero yo mentiroso no soy. Además, fue un programa de entretenimiento, no para perjudicar a nadie.

 

-¿Volverá El Concurso By Osmel y la preparación de las chicas para los certámenes en Argentina?

Sí, pensamos hacer una segunda temporada de El Concurso porque ha sido muy exitoso en Youtube, a pesar de que lo hayan boicoteado en los canales venezolanos. Ahora venimos con una propuesta más interesante, algo internacional. El Miss Universo Argentina sigue en pie, volveremos cuando la pandemia pase.

-Después de su salida del Miss Venezuela ocurrieron muchos cambios en los concursos de belleza, ¿cómo es su apreciación de los certámenes?, ¿cuál cree que debe ser el norte que nunca deben perder?

-Antes eran concursos de perfección. Ahora hay que buscar niñas naturalmente bellas, empoderadas, que tengan logros y objetivos en la vida. Actualmente es menos importante la perfección física y la armonía en las medidas. El norte que nunca se debe perder es que deben ser reinas innatas y disciplinadas. Pero los concursos de belleza son de belleza, siempre van a buscar mujeres hermosas. La inteligencia, empoderamiento, es un trabajo más difícil, pero siempre se buscó este tipo de reinas en Venezuela. La muestra está en todo lo que han logrado las misses venezolanas.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo