En la sala había una emoción más intensa de la común. No se trataba del entusiasmo de quien solo espera ver y escuchar un concierto, sino también el de familias orgullosas del muchacho al que se le augura buen futuro por su talento.

Así era el ambiente ayer en la tarde en la sala Simón Bolívar del Centro de Acción Social por la Música, donde debutó la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela.

Fue el primer paso de una trayectoria promisoria, que se comprueba al escuchar el nivel de los adolescentes, quienes hasta hace pocos días estaban más que emocionados por la gira que emprenderían con Gustavo Dudamel por Estados Unidos, un viaje que fue suspendido por el despacho de la Presidencia, organismo al que está adscrita la institución.

A pesar de la contrariedad, los jóvenes lucieron extasiados en el escenario, donde demostraron que el relevo está asegurado en una institución, el Sistema de Orquestas, que suma cuatro décadas formando músicos, y de los mejores.

Comenzaron con la Sinfonía Nº 5 de Sergei Prokofiev bajo la dirección de Andrés David Ascanio Abreu, sobrino de José Antonio Abreu e integrante de la fila de trompetas de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela.

Cada movimiento era ejecutado con la precisión de quien a su edad se forma con pasión y disciplina. Los sonidos eran recompensados con sonrisas y aplausos desde las butacas, donde a amigos y familiares les brillaban los ojos.

Fue un trabajo arduo. A finales de abril todavía se convocaba para unas audiciones a las que asistieron casi 3.000 músicos provenientes de Caracas, Bolívar, Lara y otros estados del país. Se escogieron 185 músicos de entre 11 y 18 años de edad. Algunos de ellos, en escena, no tocaban el piso con los pies mientras ejecutaban su instrumento.

Antes del concierto de ayer, los músicos solo se reunieron en 2 oportunidades, durante 20 días, en Las Taritas de El Jarillo.

Luego de Prokofiev siguieron obras de John Adams, Silvestre Revueltas, Paul Desenne, Oscar Lorenzo Fernández, Julián Orbón, Zequinha de Abreu, Leonard Bernstein y Johann Strauss.

Al finalizar, los familiares esperaron a los suyos en la entrada del centro. Marisela Valery alzaba emocionada una pancarta con los nombres de Diego González, su hijo, y Samuel Guevara, el amigo del primero, ambos de 13 años de edad y los únicos del estado Bolívar. “Estoy que me hago pipí de la emoción”, dijo con los ojos aguados.

Cerca de ella otra madre esperaba a que saliera su hijo. “Esto ha sido muy emocionante”, indicó. Aunque le cambió el rostro cuando recordó lo ocurrido con la gira. “Sí, fue duro. El domingo en la mañana hablábamos de los preparativos y en la tarde nos enteramos de que el gobierno la había suspendido”, aseguró al recordar las cuatro fechas previstas en lugares como el Hollywood Bowl y en el Hearst Greek Theatre.

Pocos días antes, Nicolás Maduro había criticado a Gustavo Dudamel en cadena nacional por sus recientes críticas al gobierno.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo