Simon Konecki, esposo de Adele, podría obtener la mitad de la fortuna y quedarse con poco más de 96 millones de dólares, informó el medio The Sun.  

El portal reveló que Adele vendió en febrero una de sus casas en Sussex, Reino Unido, valorada en 3 millones de libras (3,8 millones de dólares).

Adele y Konecki se casaron en el año 2016, después de cinco años de estar saliendo juntos. Amigos de la pareja comentaron que «sus vidas los llevaron en diferentes direcciones y continentes».

#COYS ❤️

A post shared by  Adele (@adele) on 

A esa fortuna, habría que agregar que la compositora todavía tiene una mansión de 7,3 millones de libras (cerca de 9,4 millones de dólares) en Beverly Hills, y una casa de 7,4 millones de libras (poco más de 9,5 millones de dólares) en Kensington, en el centro de Londres. 

El mismo medio señala que debido a que Adele y su aun esposo no tenían ningún tipo de acuerdo prematrimonial, esto implica que la fortuna que posee el matrimonio tendrá que dividirse y provocará que la cantante pierda la mitad del dinero que ha generado con el éxito de sus discos “19, “21” y “25”. 

Fue el pasado sábado 20 de abril cuando en un boletín divulgado por Benny Tarantini y Carl Fysh, los agentes de la artista británica, de 30 años de edad, indicaron que ambos, Adele y Konecki, «están comprometidos a criar juntos con amor a su hijo Angelo» y que luego de poco más de 2 años habían decidido divorciarse.