Margot Benacerraf

Margot Benacerraf, cineasta, guionista y promotora cultural, murió a los 97 años de edad, informó su familia a través de un comunicado difundido este miércoles.

«Con profunda tristeza anunciamos el fallecimiento de Miriam Margot Benacerraf Coriat», decía el comunicado. El funeral de la cineasta será este miércoles entre las 11:00 am y las 2:00 pm en la quinta Beit Yossef, en San Bernardino.

Margot Benacerraf

Tras la noticia, personas vinculadas al cine venezolano expresaron sus condolencias a la familia de la cineasta, lamentaron su partida y recordaron sus hitos en la cinematografía nacional.

 

 

Margot Benacerraf nació el 14 de mayo de 1926 en Caracas. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad Central de Venezuela. Luego se formó en cinematografía en el Instituto de Altos Estudios Cinematográficos de París.

Benacerraf fue pionera en el cine venezolano. Fundó la Cinemateca Nacional de Venezuela y numerosos festivales, dedicando la mayor parte de su vida a la difusión del cine en el país y de la región.

En 1959, recibió el Premio de la Comisión Superior Técnica y el Premio de la Crítica Internacional (FIPRESCI) en el XII Festival de Cannes por su película Araya (1959). Ya había participado en la Croisette con su corto Reverón en 1953.

Araya fue Invitada de Honor con Menciones Especiales en los Festivales Internacionales de Locarno, Moscú y Venecia.

Fue la primera vez que una directora latinoamericana participaba en tres prestigiosos festivales denominados Clase A.

La película acompaña la vida de los salineros y pescadores de Araya, estado Sucre, uno de los lugares más secos de la tierra. Benacerraf captó el día a día de los habitantes de la zona poniendo el acento en las duras condiciones en las que sobrevivían y en los métodos artesanales con los que trabajaban.

En una entrevista que concedió a El Nacional en 2019, Benacerraf, en ese entonces de 92 años, le dio la razón a quienes lamentaban que prefirió cambiar realizar cine por promoverlo.

«Me equivoqué. Me dejé llevar por el entusiasmo. Para mí crear una cinemateca era como hacer una película. Con los museos hay una tradición. Una cinemateca no existía en el ambiente cultural venezolano. ¡La saqué de la nada!», dijo.

«Le puse toda mi alma y todas mis fuerzas para crearla. La puse a andar. Pero no la puedes soltar ahí mismo. Tuve que estar unos años detrás hasta que se solidificara como institución. Creo que fue un error en un momento dado no parar», agregó en ese momento.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!