Alicia Alonso
Foto Archivo

La bailarina cubana de ballet clásico Alicia Alonso murió este jueves en un hospital de La Habana a los 98 años de edad.

Ingresó al centro de salud temprano por una bajada de tensión muy fuerte.

Alicia Ernestina de la Caridad Martínez del Hoyo, nombre completo de la bailarina, iba a cumplir 99 años en diciembre de este año.

Tuvo una de las carreras más largas que se recuerdan en la danza, en la que combinó magistralmente la más exquisita y rigurosa interpretación, el magisterio, la coreografía, y la dirección del Ballet Nacional de Cuba (BNC).

Pese a su avanzada edad y a la ceguera casi total que sufrió por años, Alonso se mantuvo pendiente de los escenarios hasta el último momento a la cabeza de la compañía, con gran prioridad en la supervisión del trabajo de los jóvenes bailarines, a quienes trasmitió su legado.

La autodenominada prima ballerina assoluta del BNC seguía dirigiendo formalmente la compañía. Sin embargo, desde enero con el apoyo de la bailarina Viengsay Valdés, quien tomaba las decisiones artísticas.

Alonso nació el 21 de diciembre de 1920 en el cuartel de Columbia de La Habana. Hija de padres españoles, era la menor de cuatro hermanos y dio sus primeros pasos en la danza a la edad de nueve años.

Con una definida vocación por la danza, sus estudios de ballet comenzaron en la escuela de la Sociedad Pro-Arte Musical, de la mano del profesor Nikolai Yavorsky.

Alicia destacó rápidamente por sus extraordinarios dotes y se convirtió en una aventajada alumna que debutó el 29 de diciembre de 1931 como dama de la corte en el Gran Vals del ballet.