El museo del Louvre está renovando su estrategia digital para mejorar la experiencia de visita de público general, académicos, científicos, investigadores y empleados. 

El museo parisino, que recibe más de 10 millones de visitantes al año, está actualizando sus líneas estratégicas para adelantarse a los nuevos retos tecnológicos aplicados a los centros de arte con la ayuda de la multinacional de consultoría Accenture.

Claude Chaffiotte, responsable de la filial en Francia, aseguró que las últimas innovaciones tecnológicas se están aprovechando para hacer que la experiencia del visitante del Louvre sea «tan única como el museo».

La nueva estrategia digital pretende enriquecer no solo la visita a las instalaciones, también la experiencia previa y posterior, además de mejorar el intercambio de conocimientos y la exposición de las colecciones de arte, ya sea presencialmente, como a través de Internet. 

Otro de los propósitos de estas nuevas acciones estratégicas es la contribución académica y científica a la cultura general mediante la difusión de los fondos de la colección.

Se espera que estas mejoras favorezcan la interacción de los trabajadores del museo con los visitantes, también hacer su labor más eficiente.