Joaquín Sabina
Foto Archivo

Joaquín Sabina cumplió 71 años de edad el 12 de febrero y no hay mejor manera de homenajearlo que recordando las producciones musicales que marcaron su trayectoria desde 1978.

Malas compañías (1980)

Después de Inventarios (1978), Sabina se decidió por un concepto bohemio, que expresara las experiencias de la gente de mal vivir. Malas compañías se lanzó bajo la producción de Hilario Camacho y José Antonio Romero. Destacaron los temas «Pongamos que hablo de Madrid» y «Qué demasiao».

Juez y parte (1985)

Cuarto álbum de Joaquín Sabina y el primero en incorporar el sonido de Viceversa, la banda que lo secundaba en los conciertos en vivo. La incorporación de guitarras eléctricas, teclados y batería le dieron a «Juez y parte» mayor libertad en géneros como el rock y el pop.

Física y química (1992)

Con más de 400.000 ejemplares vendidos, Física y química se convirtió en un álbum imprescindible en la carrera de Sabina. En conjunto con Pancho Varona y Antonio García de Diego, el disco llevó a la fama temas como «Y nos dieron las diez» y «Conductores suicidas».

Esta boca es mía (1994)

El noveno disco de Joaquín Sabina estuvo destinado a demostrar su versatilidad de estilos. Géneros como el rock, el country, la salsa y el bolero se apoderaron de Esta boca es mía con la colaboración de Javier Ruibal, Pedro Guerra, Álvaro Urquijo y Pablo Milanés. Además, es el primero en tener la participación de la cantante española Olga Román.

Yo, mí, me, contigo (1996)

Esta fue la décima producción de Sabina y contó, una vez más, con las colaboraciones de varios músicos. Entre ellos destacaron Leonardo «Flaco» Jiménez, Isabelo Garrido, Charly García, Carlos Varela, Manu Chao, Pedro Guerra, Los Rodríguez, Caco Senante y Alejandra Guzmán. La anecdótica canción «Mi primo el Nano» fue dedicada a su amigo Joan Manuel Serrat.

19 días y 500 noches (1999)

Probablemente uno de los discos de mayor relevancia en la carrera de Joaquín Sabina. Superando la venta de más de 500.000 ejemplares, 19 días y 500 noches se convirtió en el álbum más íntimo del cantante. La presencia del rock, la milonga, el merengue, la rumba, la balada y el rap marcaron la única producción de Sabina junto con el productor Alejo Stivel.

La orquesta del Titanic (2012)

Con el sello de Sony Music y la producción de Javier Limón, el decimosexto álbum de Sabina contó con la memorable participación de Joan Manuel Serrat. Ambos emprendieron, a raíz de este disco, la gira Dos pájaros contraatacan, y visitaron países de habla hispana.