Los Miserables
Los Miserables se presentará en el Teresa Carreño del 31 de octubre al 10 de noviembre | Foto Clas Producciones

El 31 de octubre se estrenará en la Sala Ríos Reyna del Teresa Carreño Los Miserables, el célebre musical que ha recorrido más de 40 países desde la década de los años ochenta con música de Claude-Michel Schönberg y el ingenio del productor teatral inglés Cameron Mackintosh.

Ahora llega a un país con hiperinflación, que tiene 2 presidentes, una diáspora que supera los 4 millones de personas, escasez alimentaria y de medicamentos… Una crisis que muchos califican como la peor de la historia de Venezuela.

El complejo cultural, uno de los más importantes de América Latina, tampoco está en su mejor momento. En la Sala Ríos Reyna se percibe siempre olor a humedad, el aire acondicionado no funciona y los asientos rechinan. Es un espacio que hoy día suele ser utilizado por el régimen para actos políticos.

Tampoco es un espectáculo accesible para todo el público.

La entrada más económica cuesta 580.800 bolívares, equivalente a 14 veces el sueldo mínimo actual de 40.000 bolívares, y la más cara es de 1.306.800 bolívares (32,6 veces ese salario).

También hay disponibilidad para adquirir boletos en dólares, inusual en la taquilla del Teresa Carreño. La entrada premium tiene un costo de 63,57 dólares; la VIP, 49,43 dólares; la preferencial, 42,38 dólares, y la general 28,25 dólares. Pero solo pueden comprarse en divisas vía Internet con tarjeta internacional o por transferencia.

No se ha concretado la posibilidad de pagar en efectivo directamente en la taquilla porque la producción considera que es muy riesgoso para los vendedores. Sin embargo, se espera que se genere un sistema que lo permita.

Caballitos de batalla

Pero la crisis no fue obstáculo para que Los Miserables, con un texto basado en la novela homónima de Víctor Hugo, se montara en el país.

La productora del musical, Claudia Salazar, quien ha sido responsable de llevar a la escena La novicia rebelde y Piaf, voz y delirio, considera que realizar una obra de esta envergadura demuestra que los venezolanos son inquebrantables.

“Significa que somos unos caballitos de batalla que no estamos dispuestos a darnos por vencidos. Mi discurso como productora va atado a que no me rendiré ante una situación. Y no voy a permitir que la cultura de mi país, que es a lo que pertenezco y de lo que me siento responsable, se venga a menos o deje de existir. Como productora venezolana mi responsabilidad es exaltarnos moral y culturalmente. Somos capaces de hacerlo bien e incluso mejor o distinto a como se ha hecho en el resto del mundo”, expresó.

Para ella suponía un reto montar en Venezuela Los Miserables, constantemente supervisado por quienes tienen los derechos (Schönberg y Mackintosh).

En 2017 cuando terminaron las presentaciones de Piaf, voz y delirio, Salazar les escribió para solicitar los derechos a fin de presentar la obra en el país. Después de un proceso en el que le pidieron soporte de su trabajo, la productora recibió un correo en junio en el que le informaron que había sido aprobado el montaje del musical.

Los Miserables siempre había sido la meta. Pensaba que, cuando me estuviese retirando, haría el musical más complicado de toda la vida, el más difícil”, dijo.

Luego estuvo año y medio buscando director, que tenía que ser aprobado por los dueños de los derechos. Postuló a nueve venezolanos y un español. Pero todos fueron rechazados. La responsabilidad, al final, recayó en el argentino Mariano Detry, que ha hecho Los Miserables siete veces.

“Cuando postulé al español ellos entendieron que había una disposición de ir más allá. Entonces me escribieron y me dijeron que hablara con Mariano, a quien ni siquiera era necesario postular: si me decidía por él, iba a estar superaprobado”, contó.

Las audiciones se realizaron de octubre a diciembre de 2018 en el Centro Nacional de Acción Social por la Música, en Quebrada Honda, sede del sistema de orquestas. Entre Salazar, Detry y Elisa Vegas, directora musical, evaluaron a más de 700 personas.

Al tener el casting del elenco principal, de noviembre a diciembre hubo un proceso de preparación y luego se realizaron las grabaciones finales, que fueron enviadas a los supervisores en Londres. A mediados de enero aprobaron el reparto.

Un total de 30 actores y 32 músicos de la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho integran el elenco.

Será la primera vez que Los Miserables se presente con 32 músicos, pues la versión original contempla 16. Pero tanto Salazar como Detry conversaron con Schönberg y Mackintosh para que se escribiera una versión para esa cantidad de ejecutantes.

“Creo que aceptaron porque Mariano estuvo aquí y vio nuestra cultura musical, que uno no camina sino que baila. Que uno tararea 99% del día”, dijo la productora.

“Nosotros, siendo un país de orquestas, estamos acostumbrados a tener orquestas con 80, 100 y 120 músicos. Me dediqué a hablar con la casa de las licencias para ver la posibilidad de tener esta posibilidad y hacer la orquestación completa”, añadió.

 Críticas

Salazar reconoció que han sido cuestionados por abrir la opción de precios en dólares. Tampoco pensaron, dijo, en esa posibilidad desde el principio. Pero los proveedores sugirieron que era lo mejor porque muchas personas suelen comprar con divisas, e incluso les preguntaban por las redes si existía esa alternativa. “Luego se comprobó, al lanzar las entradas, que no estábamos errados al vender en dólares también”, indicó.

Respecto a los costos de las entradas dijo: “Estábamos preparados para recibir críticas. Creo que hemos sabido compensar. Por ejemplo, nosotros tenemos un ensayo general tradicional que ya hicimos con La novicia rebelde. Permitimos que los estudiantes de escuelas de arte asistieran gratis. Además, contamos con todo un programa de pasantías. Hay una cantidad de alumnos que estudia escenografía y arte que es parte del proceso. Hay una parte que es dura».

Continuó Salazar: «A mí me gustaría como productora abrir las puertas y que entrara todo el mundo. Pero la verdad es que hay una realidad económica y para hacer esto posible es preciso pagarle a más de 120 personas, es necesario realizar una producción y evidentemente nuestros ingresos son las entradas. Esperamos, y es una de las cosas a las que apuntamos, que una vez hecha la inversión y hayamos estrenado, se pueda repetir la temporada y que los precios sean más asequibles”.

Hecho en casa

Los patrocinantes del musical son la Embajada de Francia en Venezuela, Banco Activo, Movistar, Plus Ultra, Caracas Catering, Carbone Espresso, Celicor Boutique y el circuito FM Center, aliado con la productora de Claudia Salazar, Clas Producciones.

Al preguntarle si Los Miserables ha recibido algún apoyo del gobierno, indicó que este ha sido directamente del Teatro Teresa Carreño y su directiva.

“El teatro ha sido un aliado importantísimo. Cuando fui solita, sin inversionistas, sin nada atrás, llegué con mi carta, la introduje, me reuní con los directivos y no hubo dudas a pesar de que no tenía aún el músculo económico. De hecho, la escenografía se está haciendo en el taller del Teresa Carreño y tenemos posibilidad de ensayar un par de semanas antes ahí. Contamos con una situación privilegiada. Creo que es porque Los miserables es un proyecto al que todos nos queremos asociar”, señaló.

Clas Producciones y FM Center también invierten para que la sala esté a la altura del espectáculo. Por ejemplo, ante la situación del aire acondicionado, alquilarán equipos para que durante toda la temporada la sala esté fresca. “Estamos invirtiendo para reactivar el espacio como se merecen el espectáculo y la Ríos Reyna”.

Dijo que junto con el teatro se encuentran en proceso de arreglar los ascensores para el elenco y la escenografía, así como la reparación del escenario giratorio.

“Vamos a pedir seguridad adicional y a tratar de activar un sistema para que la gente que estacione en otro lado sea traída en una camioneta. El estacionamiento también estará acondicionado”, agregó.

“Toda la escenografía se realizó aquí. Fue un trabajo de Marianery Amin con Mariani. Raquel Ríos hizo el diseño de vestuario. Ha sido una operación titánica porque para conseguir materiales había que ir no solo a las ferreterías en Caracas, sino que también hemos traído cosas de Valencia y de todas partes del país. Pero bueno, es una escenografía que va a girar, tiene cinco edificios, cosas que entran y salen de tramoya. Tiene todos los juguetes”, dijo Salazar.

Los Miserables
Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño
Del 31 de octubre al 10 de noviembre
Horarios: jueves y viernes, 7:00 pm
Sábado, 5:00 pm; domingo, 11:00 am y 5:00 pm
Entradas en bolívares: desde 580.800 a 1.306.800
En dólares: desde 28,25 a 63,57.