DiCaprio
Foto ET Online

La realidad superó a la ficción: Leonardo DiCaprio salvó a un hombre de morir ahogado en los alrededores de la Isla de Saba del mar Caribe.

El actor recibió un pedido desesperado de ayuda de un barco cercano mientras navegaba en su yate: un joven se había caído de un crucero y había estado resistiendo en el agua durante 11 horas. Como si fuese una escena de la recordada película Titanic, DiCaprio nadó hasta él y logró rescatarlo.

De acuerdo con el periódico The Sun, el famoso actor estaba disfrutando con su novia, la actriz y modelo argentina Camila Morrone, mientras navegaba en un yate por el Caribe. Lo cierto es que DiCaprio estaba en el lugar y en el momento preciso para escuchar el mensaje de emergencia de otra embarcación, que le avisaba que había un pasajero perdido desde hacía varias horas.

El capitán del barco en donde viajaba el hombre desaparecido pidió ayuda en la búsqueda al barco más cercano, que casualmente era el del actor.

Una escena de película

Los medios estadounidenses afirman que la embarcación de DiCaprio fue la única que respondió el pedido. A su vez, las circunstancias del rescate empezaban a empeorar, ya que estaba anocheciendo y se acercaba una tormenta. Todo parecía ser una dramática película de Hollywood, pero en la vida real.

Como si fuese una escena más del famoso film en el que se puso en la piel de su personaje, Jack Dawson, el actor recorrió los alrededores y finalmente encontró al náufrago agitando los brazos con sus últimas fuerzas.

Esta vez, a diferencia del final trágico que le esperaba al protagonista de Titanic, hubo un final feliz. «El hombre pensó que estaba soñando cuando vio una de las caras más famosas del mundo venir hacia él», aseguró una fuente testigo de los hechos.

Los medios también reseñan que el rescate fue justo a tiempo, ya que Víctor, el joven de 24 años de edad, estaba severamente deshidratado. En este sentido, The Sun informó que una fuente cercana al actor dijo: «Leonardo tuvo un rol fundamental. Le salvó la vida a un hombre que increíblemente había sobrevivido en mar abierto durante 11 horas».