Kristen Bell
Foto Entertainment Tonight

Kristen Bell confesó que sufrió ataques de ansiedad y depresión. «Desearía haberlo contado antes», expresó en una entrevista. La actriz contó que no fue fácil entender lo que le pasaba, y que hoy siente que fue irresponsable de su parte no manifestarle al público algo que no debería avergonzar a nadie.

Bell está en plena promoción de Frozen 2, la exitosa película que llega a los cines este 29 de noviembre. La actriz de 39 años de edad le da voz al personaje de Ana en el filme, y disfruta de un gran momento profesional. Sin embargo, sorprendió a todos al contar que atravesó una fuerte crisis durante 2016 y que incluso, en la actualidad, toma medicación para la ansiedad.

Según contó la actriz, fue su marido, el también actor Dax Shepard, la persona que la motivó a poner en palabras los duros momentos que vivió hace casi tres años. «Me dijo: ‘¿Por qué no hablas de tu ansiedad y depresión?’. Nunca antes había pensado en eso. Creo que fue irresponsable de mi parte no decirlo», le dijo la actriz al presentador Willie Geist en Sunday Today, de la cadena NBC.

Según narró, con el tiempo comprendió que su historia podía ayudar a no estigmatizar los trastornos relacionados con la salud mental. «Puede parecer que estoy feliz todo el tiempo con mis dos hermosos hijos -Delta, de 4 años de edad y Lincoln, de 6, fruto de su amor con Shepard-, pero no es así», sentenció.

Más adelante se puso seria y habló con más profundidad del tema: «Soy alguien que toma un medicamento para la ansiedad y la depresión. A veces tengo que ir a consulta, y si me siento realmente deprimida hago una lista de las cosas buenas y malas en mi vida para ver si es mi estado mental o si realmente tenemos un problema».

Asimismo, Kristen Bell reveló que en 2016 su crisis de ansiedad se manifestó por primera vez. La causa fue una intensa necesidad de caerle bien a la gente. «Soy extremadamente codependiente. Me rompo un poco cuando creo que no le agrado a las personas. Esa es la razón por la cual soy una especie de alegría burbujeante, porque quiero ser amable con todos. Sé que eso no es saludable y lucho todo el tiempo», dijo.

La actriz explicó que pudo salir adelante y que actualmente se enfoca en una alimentación saludable y rutinas de ejercicio. «Comer bien y hacer gimnasia debería ser la primera opción para cualquiera que experimente depresión o ansiedad. Esto genera hormonas como serotonina y endorfinas», concluyó.