Foto Rolling Stone

Un concierto de Kiss con tiburones blancos. No es una broma, es una experiencia insólita que vivirán ocho personas bajo el agua de la costa australiana.

Los participantes disfrutarán de un concierto de la veterana banda de rock mientras aprenden sobre la fauna marina junto con el músico Matt Waller y el doctor en tiburones Blake Chapman.

Una vez que los huéspedes desciendan al sector de visión subacuática del barco, Paul Stanley, Gene Simmons, Eric Singer y Tommy Thayer, tocarán sus grandes éxitos en la cubierta de la embarcación. La música serán amplificada por encima y debajo del agua para atraer a los tiburones blancos.

«Hemos tocado en conciertos increíbles durante los últimos años, pero este es único. Tocar para nuestros fanáticos significa todo para nosotros. Ahora que descubrimos que los tiburones blancos son tan rockeros, estamos planeando una lista de temas que creemos que les encantará», afirmó el líder de Kiss, Paul Stanley en un comunicado.

Experiencias con animales

Esta iniciativa se llevará a cabo el 18 de noviembre, con motivo de un nuevo producto de la plataforma de alojamientos Airbnb. Bajo el título «Experiencias con Animales en Airbnb», tiene como objetivo aportar a las personas conocimientos más sobre la fauna que les rodea para que puedan convertirse en defensores de los animales.

«Los tiburones son unos de los animales más incomprendidos del mundo. Es importante que las personas aprendan que los tiburones merecen respeto y protección. Esta experiencia única permitirá observar a esta especie de forma distinta, y aumentará el aprecio por estos animales icónicos», explicó Chapman.

El precio para disfrutar de esta experiencia es de 50 dólares por persona (45,62 euros) y todo lo recaudado con el Concierto de Kiss con tiburones blancos será destinado a la Sociedad Australiana de Conservación Marina.

Esta experiencia será única, pero Airbnb lanzará 40.000 nuevas propuestas ofrecidas por anfitriones amantes de los animales en todo el mundo.

Desde una visita a un colmenar y cata de miel en Torrelodones (Madrid), un día entre burros en Fuente de Piedra (Sevilla) o susurrar a los caballos en Barcelona, hasta una observación de guacamayos liberados en Nosara (Costa Rica), un safari por Brooklyn para observar loros en libertad (Nueva York) o ponerse en la piel de un gaucho de los Andes por un día en Mendoza (Argentina).