Juan Carlos Ogando
Foto Twitter

La escena teatral venezolana se vio sacudida por las denuncias de abusos sexuales en contra de Juan Carlos Ogando, director y cofundador del Grupo Actoral Skena. Los testimonios de sus víctimas se suman a las decenas de testimonios en redes sociales que relatan experiencias similares con músicos de bandas venezolanas.

La denuncia en contra de Juan Carlos Ogando la hizo Andrea González Cariello en Instagram, la primera víctima que se atrevió a señalar los abusos de poder del director. La joven publicó un video en el que cuenta su experiencia e invita a otras jóvenes a alzar la voz en contra de los abusos del también empleado de Televen.

Ogando, cofundador de uno de los grupos de teatro más reconocidos en Caracas, se graduó como ingeniero de la Universidad Central de Venezuela. Sin embargo, se ha desempeñado como actor y director de muchos montajes en la capital.

En el audiovisual, González comienza explicando que hace la denuncia no porque «quiera llamar la atención»,  sino porque considera que es el momento adecuado. «Al fin la gente se está tomando en serio lo que está pasando», afirmó.

«Yo y otras niñas también fuimos víctimas de, no sé ni siquiera cómo llamarlo, por parte de un señor mucho mayor que no es músico. Pero pertenece a la movida artística del país desde hace mucho tiempo. Este señor es una figura familiar, se camufla con amabilidad.  Tiene un encanto al que aprendí a tenerle miedo y asco al mismo tiempo: Juan Carlos Ogando», expresó.

Y agregó: «El miedo, vergüenza e impotencia que sentí la sigo sintiendo. Ogando es una amenaza para las jóvenes, adolescentes y mujeres del Grupo Skena».

La joven especificó que Ogando es amigo de su mamá desde hace mucho tiempo, por lo que lo conoce desde que es una niña. Asimismo, describió al director como un hombre simpático, «repulsivamente» caballeroso, ágil e inteligente.

«A este troglodita le encantaba saludarme inapropiadamente. Le encantaba tocar partes de mi cuerpo que entre los 13 y 17 años nadie tiene que estar tocando y menos un adulto. Robaba besos ‘inocentemente’, hacía comentarios insinuantes y lanzaba unas miradas tan lascivas que sin tocarte, te tocaba», denunció.

González señaló que se calló porque a nadie parecía importarle la situación e incluso llegó a pensar que el problema era ella por ser reservada y tímida. Asimismo, destacó que Ogando se propasaba con ella en lugares públicos y nadie a su alrededor parecía importarle. Un día, la joven se atrevió a comentar la situación con otras jóvenes.

«Lo que pasó fue triste, fue demasiado triste», señaló porque todas de alguna forma también habían padecido sus comentarios insinuantes, toques «inocentes», invitaciones al cine e incluso a una le dio su número de teléfono.

En ese momento, González se dio cuenta de que los abusos de poder por parte de Ogando no ocurrían solo con ella. Por eso, en el audiovisual llamó a las demás víctimas a comentar y respaldar su historia.

Más testimonios

El video de González llevó a Stephanie Cardone a pronunciarse sobre el tema y denunciara el abuso de Juan Carlos Ogando en su contra. La actriz hizo una publicación en su Instagram en donde afirma que el video de González la inspiró a hablar del tema y lamentarse por no haber denunciado antes la situación.

«Ya han pasado 13 años del día que Juan Carlos Ogando intentó besarme en los camerinos del Trasnocho Cultural cuando estábamos a punto de estrenar Mafiosical. Yo tenía 22 años y él bastante más, casado al igual que yo, pero con dos hijos», empezó a relatar la actriz.

Y siguió: «Me quedé sola, él entró, comenzó a preguntarme cosas y como si nada me dio un beso de media luna en la boca, lo cual me pareció un descomunal abuso».

Cardone señaló que ella no tenía ningún tipo de relación con él más allá de la profesional. Explicó que él solía pasar al final del taller vestido de oficina y su carnet de Televen «alardeando de su trabajo. Buscaba conversación como insinuando que era un gran contacto para entrar en el canal o qué sé yo que quería lograr con eso», relató.

«Al abuso sexual respondí empujándolo y diciéndole que era un viejo mamagüevo (palabras textuales). Me indigné, y no recuerdo si él salió o yo salí, ya no recuerdo con quien hablé en el momento inmediato después. Luego se lo comenté a mi esposo, a varias personas de mi círculo y miembros de Skena pero todo quedó ahí. Igual ya era mayor de edad, casada qué tanto se puede significar un beso robado», expresó.

Para ella el beso robado marcó un antes y un después en su vida y en su trato hacia Ogando, con quien se volvió distante y adoptó una actitud cortante. Pero, para su círculo y sus alrededores, nada cambió. Al igual que señaló González, a nadie parecía importarle lo sucedido.

«Es muy difícil escribir esto, pero más difícil es ver el testimonio de Andrea González el cual me han reenviado más de 10 veces personas que sabían lo que me había pasado. Es inevitable no sentir culpa por no haber hablado lo suficientemente duro, capaz hubiese evitado que ellas vivieran eso», se lamentó la actriz.

Y concluyó: «Todo por miedo a perder la oportunidad de trabajar, de no generar controversia, en fin de no quedar como una loca conflictiva, preferí aceptar el abuso ‘que no fue tan grave’ y continuar».

Juan Carlos Ogando no se ha manifestado sobre el tema ni respondido a las acusaciones en su contra.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo