El desempeño de la taquilla del cine venezolano el año pasado estuvo marcado por las salas vacías y por películas importantes que no llegaron a la cartelera, como la ganadora de cuatro Oscar The Shape of Water y Bohemian Rhapsody, que acaba de ser reconocida con dos Globos de Oro.

La hiperinflación, la inseguridad, la migración y la falta de oferta afectaron considerablemente a uno de los espacios de esparcimiento más concurridos por los venezolanos, a pesar de que los cines han ajustado los precios y los horarios para estimular la asistencia de espectadores.

Una entrada hoy día puede costar más de 2.000 bolívares y un combo de cotufas más de 3.000, pero esos precios pueden seguir variando dada la velocidad con la que avanza la hiperinflación. Para un venezolano que vive con un sueldo mínimo (4.500 bolívares) significaría invertir prácticamente todo lo que gana con el esfuerzo de un mes.

“Hubo una caída dramática en la taquilla de más de 30%. Eso, históricamente, creo que no había ocurrido antes. Estuvimos varios años estables, con cerca de 30 millones de espectadores por año. En 2018 la caída fue más fuerte en el segundo semestre”, señala José Pisano, director general de la distribuidora cinematográfica Blancica.

El público, en un intento por no perderse los estrenos, suele asistir en familia a ver las grandes cintas. Tal es el caso de Los vengadores: Infinity War, que fue la cinta que acumuló mayor cantidad de asistencia con 1.396.244 espectadores. “La gente sigue haciendo un esfuerzo para ver ese tipo de producciones”, agrega Pisano, quien también es programador de las salas de cine del Centro Cultural Trasnocho, en Las Mercedes. “Los filmes más afectados suelen ser los de producciones pequeñas”, agrega.

En el Trasnocho Cultural, donde una entrada cuesta 600 bolívares, se ofrecen alternativas. El año pasado se proyectaron allí películas del XXII Festival de Cine Español y de la segunda edición del Festival de Cine Argentino. Además, hay ofertas tanto de blockbuster como de filmes más independientes. “Hay un cine alternativo que sobrevive porque está más segmentado. Es un nicho muy pequeño, pero de alguna manera existe un público que es afín a esa sala, pues se proyectan clásicos o se realizan cineforos y otras actividades complementarias que forman parte de su valor agregado. Aunque el público que va al Trasnocho también ha ido cambiando porque mucha gente se ha ido del país”.

La migración ha perjudicado a la industria. Muchos de los que se van son jóvenes que solían ser empleados por las salas. Pero la búsqueda de una mejor calidad de vida ha incrementado la rotación de las compañías. “Algunos muchachos están provisionalmente en las salas porque ya tienen proyectado adónde se van a ir”, indica. Y afirma: “Estamos en un período de resistencia, tratando de que la industria sobreviva como pueda. Los exhibidores se esfuerzan por mantener las salas abiertas”.

Películas extranjeras más vistas

Los vengadores: Infinity War: 1.396.244 espectadores

Los increíbles 2: 1.193.977

Hotel Transylvania 3: 820.364

Pantera negra: 689.429

Jurassic World: el reino caído: 494.082

La monja: 352.166

Cincuenta sombras liberadas: 337.729

Wifi Ralph: 312.600

Devastación (Rampage): 304.168

10 Venom: 249.684

Películas venezolanas más vistas

El Silbón: orígenes: 45.280

Locos y peligrosos: 34.336

El vampiro del lago: 16.045

El hijo del presidente: 15.863

Uma: más allá del amor: 11.644

Nos llaman guerreras: 11.389

Desafío urbano: 7.966

Translúcido: 7.365

La familia: 4.522

10 Ámbar: el color de una familia perfecta: 4.329