La semana pasada, en un comunicado publicado en Twitter por Ernesto Villegas, la Asociación Cultural de Música Venezolana Cumaco’s, organizadores del concierto que realizaría Gualberto Ibarreto en Tenerife, publicó que “se cancela la mencionada actividad debido a la posible cercanía del artista con el régimen chavista que hasta la actualidad se mantiene en Venezuela”.

Las reacciones no se hicieron esperar. La primera manifestación la hizo el ministro para la Cultura, Ernesto Villegas, a través de una serie de tuits donde explicó por qué habían cancelado el concierto. Se refirió a una supuesta “persecución neofascista” que atenta contra los artistas venezolanos. Además, hizo mención a una “línea impuesta por Washington” cuyo propósito es “criminalizar al chavismo”.

Luego, el presidente de TVES, Winston Vallenilla, publicó un mensaje en Twitter donde expresaba apoyo a Ibarreto: “Mi solidaridad con el maestro Gualberto Ibarreto, voz icónica de la venezolanidad, quien ha sido víctima del facismo, de la intolerancia política que galopa en España. Fue suspendida su presentación en ese país por apoyar al presidente Nicolás Maduro. Inaceptable».

Ibarreto, por su parte, también utilizó Twitter  para responder al comentario de Vallenilla: “Pichón, no uses esos adjetivos. Nunca he dicho que apoyo a algún gobierno en mi vida porque soy de todos los venezolanos, y el gobierno español no tiene nada que ver con la cancelación del evento, saludos”.

Con numerosos comentarios, la comunidad tuitera también respondió los mensajes de Villegas y Vallenilla. Muchos expresaron el repudio que sienten por los personajes que denunciaron la “ofensa” contra el músico venezolano; otros comparaban la situación con casos del pasado, e inclusive, con la crisis humanitaria que enfrenta el país actualmente.

Para cerrar, y evitar interpretaciones equivocadas, Gualberto Ibarreto publicó un comunicado donde busca alejar su nombre de las tendencias políticas del país: “Quiero decirles que hace 44 años surgí como un intérprete de la música venezolana a favor de su rescate cuando todavía no se escuchaba en la radio. Desde entonces lo que he hecho es seguir las enseñanzas de mi maestro Luis Mariano Rivera, quien me decía ‘siembra amor y cosecharás amor’. Y eso es lo que he procurado hacer siempre”.

Continuó explicando que  hace algunos años estuvo delicado de salud, y que aún sigue padeciendo algunas de ellas, por lo que debió recurrir a la ayuda del Estado para conseguir medicamentos debido a la “escasez de medicinas que sufre el país”. Agradeció tal ayuda, pero afirmó que es deber del Estado ayudar al “pueblo de Venezuela entero”.

“Sin embargo, eso no tiene que ser motivo para la utilización de mi nombre a favor de una tendencia política a la que NO PERTENEZCO. Yo solo le pertenezco a cada venezolano que ha escuchado mi música durante tantos años”, afirmó el músico, quien además apuntó que muchos ciudadanos sufren hoy una crisis económica y de salud, y que por ello han debido abandonar el país.

“Por eso pido que se le dé paso a la ayuda humanitaria que se está ofreciendo a nivel internacional porque, más allá de una coyuntura política, estamos hablando de la necesidad del venezolano de poder sobrevivir”, expresó en el comunicado.