Glenda
Amor Eterno, 2010. Latidos de un corazón (enamorado) llevados a notación musical, caja de música y madera | Cortesía de la Colección Ella Fontanals-Cisneros, Miami

En esta ocasión quisiera comentarles sobre la artista cubana Glenda León (La Habana, 1976), quien actualmente tiene su estudio en Madrid, España. Glenda es una artista egresada del Instituto Superior de Arte de La Habana, y de la Academy of Media Arts de Colonia, Alemania. Es una artista muy versátil, cuya obra de enfoque conceptual se mueve cómodamente por los campos del videoarte, la fotografía, la instalación, el dibujo… Si un factor es común a toda su carrera es el elevado sentido poético que caracteriza a sus piezas, marcadas por una elegante depuración del mensaje a transmitir. Esto se manifiesta ya sea cuando elige temas de marcada sutileza –como la evocación nostálgica de una mariposa apresada, las maneras para salvar al mundo o la inexorabilidad del destino- o cuando selecciona aspectos más pedestres de la existencia –como los cabellos que se pegan al jabón, o la manipulación del dinero-.

Sus piezas siempre poseen un contenido, un enfoque evocador que obliga a la reflexión inteligente; mas ese contenido no es obvio o redundante, sino delicadamente referido: hay que sumergirse en la pieza, dejarse llevar por su imaginaria voz e ir descubriendo sus diferentes niveles de significado… Hay un vuelo metafórico inagotable que conecta cada serie u obsesión que asoma en su continuum creativo.

En la obra que aquí les comparto de Glenda, Amor eterno, 2010, se palpa esa poética elegancia a la que hacía referencia anteriormente. La pieza consiste de una caja de música, que reproduce una melodía única: los latidos del corazón de un hombre enamorado traducidos a notación musical. La pieza se basa en los cambios químicos que ocurren en la mente y por ende el cuerpo de una persona enamorada, y las variaciones que ocurren incluso en el acompasado latir del aparato cardiovascular. Es este un “intento” figurado de captar algo que en realidad es inasible, pues el propio sonido emitido es también efímero, y aunque la música sigue indefinidamente reproduciendo, cada nota se desvanece en el aire, y lo único eterno es su carácter efímero.

Para conocer más acerca de esta y otros artistas, suscríbanse a mi canal de YouTube y visiten ellacisneros.com


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo