“Nunca me iré de tu vida, ni tú de mi corazón. Aunque por otros caminos nos lleve el destino qué importa a los dos”, cantaba Alfredo Sadel en “Desesperanza”, el bolero compuesto por María Luisa Escobar que internacionalmente dio a conocer el llamado “tenor favorito de Venezuela”.

El 28 de junio de 1989 moría Manuel Alfredo Sánchez Luna, a los 59 años de edad, luego de batallar contra un cáncer de huesos. Pero sus canciones, más de de 2.000 recogidas en cerca de 200 discos de 78 RPM y unos 130 de larga duración editados en varios países, permanecen en la memoria de un país que lo recuerda como uno de sus más extraordinarios artistas y demócratas.

Para honrar su legado y conmemorar las tres décadas de su fallecimiento, Guataca Producciones y Alfredo Sánchez, hijo del cantante, celebran La Venezuela de Sadel, primer festival dedicado al cantante. Un encuentro que busca resaltar tanto al artista como al hombre comprometido con su país.

“Ya que el documental Alfredo Sadel: aquel cantor celebra 20 años de su estreno y se cumplen 30 años de su muerte, a la gente de Guataca producciones y a mí nos pareció apropiado hacerle un homenaje. Es vital conocerlo para que la gente no crea que mi padre, Alfredo Sadel, es una plaza. Fue un artista que tuvo mucho que ver con el desarrollo cultural de Venezuela”, apuntó Sánchez.

Las actividades comenzarán el domingo 30 de junio con la proyección del documental Alfredo Sadel: aquel cantor en el Trasnocho Cultural. Una vez concluida la función, Rodolfo Izaguirre y el director del documental, Alfredo Sánchez, conducirán un cineforo. La actividad se repetirá el 6 de julio en la Plaza Los Palos Grandes y contará con la participación de Henrique Lazo, Héctor Manrique y Solveig Hoogesteijn.

Aquiles Machado y Sadel: los tenores favoritos de Venezuela es la cita más esperada del festival. Tendrá lugar en el Centro Cultural BOD, el 5 de julio, y reunirá en escena a Aquiles Machado, otro de los grandes tenores venezolanos, y a la siempre querida Soledad Bravo. “Machado es un ejemplo de superación personal que ha dejado el nombre del país en alto. Es un modelo para la juventud y es importante conocerlo. Soledad Bravo ha dedicado su vida al canto, pero también al país; ha defendido la democracia, y en especial, la libertad de expresión. Ambos son un ejemplo de civismo. Lo han dado todo por la cultura”, manifestó Sánchez.

Por último, una serie de conferencias tomarán la Plaza Los Palos Grandes los días 11, 16 y 18 de julio. La primera, “La Caracas de Sadel”, contará con la participación del artista plástico Jacobo Borges, el periodista Alberto Veloz y la cantante Esperanza Márquez. El 16 de julio, el historiador Elías Pino Iturrieta, el periodista Alonso Moleiro y el político y escritor Américo Martín recordarán al ciudadano en “Sadel: héroe de la democracia”. El 18 de julio, Isabel Palacios, directora de la Camerata de Caracas, y el músico Miguel Delgado Estévez recordarán al artista y compartirán anécdotas sobre su vida.  

“Vamos a enfocarnos en llegar a quienes lo conocieron, pero también a la gente que no sabe cuál fue su música y que tiene pocas referencias de su legado. Sadel fue un músico prolífico. Hizo muchas canciones, algunas de ellas muy conocidas, pero otras no tanto. Queremos difundir la vida de mi padre para que las nuevas generaciones lo conozcan mejor y sean conscientes del aporte que hizo a la música, la cultura y la democracia del país”, agregó Sánchez.

El hijo de Sadel afirmó que 2019 es un año oportuno para recordar a los artistas que, en el pasado, se enfrentaron al autoritarismo y tuvieron un papel ciudadano activo que buscaba defender la democracia: “Han pasado 30 años desde su muerte. Muchas cosas han cambiado. El país se ha ido por un despeñadero y nuestros valores culturales están siendo erosionados y sustituidos por otros como la violencia. Es tiempo de rescatar lo positivo. Estoy seguro de que mi padre estaría del bando contrario a la barbarie, estaría del lado de la civilización”.