Venecia

El próximo Festival de Venecia tendrá en su Sección Oficial a directores como Andréi Konchalovski, Amos Gitai o Michel Franco pero faltará el cine de Hollywood, desaparecido a causa de la pandemia, tal y como revelaron hoy sus organizadores.

El director de la Mostra, Alberto Barbera, explicó en una rueda de prensa que el objetivo ha sido “preservar el corazón” del certamen, la celebración del cine, a pesar de estos difíciles tiempos que corren por el avance del coronavirus.

El presidente de la Bienal, Roberto Cicutto, defendió la decisión de mantenerlo y no aplazarlo o suspenderlo como hicieron algunos de sus competidores más directos, por ejemplo Cannes.

“No estamos orgullosos de ser los primeros. Nos habría gustado que se celebrara el resto de festivales, pero estamos satisfechos por lo que hemos logrado hacer hasta ahora. Por la selección de películas y por mantener la seguridad”, declaró.

León oriental

Será una Mostra en la que las grandes producciones de Estados Unidos y el cine Latinoamericano, al que más atención ha prestado en los últimos años, desaparece casi por completo. Las pocas estrellas esperadas son Andrew Garfield, Maya Hawke, Casey Affleck o Vanessa Kirby.

Quién lo iba a decir teniendo en cuenta que en las pasadas ediciones salieron del Lido veneciano películas tan aclamadas como Joker (2019), La La Land (2016), A star is Born (2019) o Roma (2018).

En la carrera por el codiciado León de Oro de Venecia habrá dieciocho cintas, ocho de ellas rodadas por mujeres. Barbera subrayó que la presencia de las directoras se debe a criterios artísticos y no de género, pero aplaudió este incremento en la cuota femenina.

Konchalovski competirá con Dear comrades, reconstrucción de una huelga soviética; Gitai con Laila in Haifa, y el mexicano Michel Franco será el encargado de poner la única nota hispana a la principal sección con su película Nuevo orden.

La directora Chloe Zhao mostrará a los trabajadores nómadas de Estados Unidos en Nomadland, con Frances McDormand; Gianfranco Rosi recordará los horrores de la guerra siria en Notturno, y el japonés Kiyoshi Kurosawa propondrá Wife of a Spy.

Otras películas son Pieces of a Woman, del húngaro Kornél Mundruczó; Miss Marx, de la italiana Susanna Nicchiarelli, Padrenostro, de su compatriota Claudio Noce; “Never Gonna Snow Again, de la polaca Malgorzata Szumowska; The Disciple del indio Chaitanya Tamhane; And Tomorrow the Entire World, de la alemana Julia von Heinz, y “Quo vadis, Aida?”, de la bosnia Jasmila Zbanic.

Completan el plantel el azerbaiyano Hilal Baydarov con In Between Dying, la italiana Emma Dante con Le Sorelle Malacuso, la noruega Mona Fastvold con The World to Come, la francesa Nicole Garcia con Amants y el iraní Majid Majidi con Sun Children.

Otras voces hispanas

Dentro del Festival de Venecia habrá otras categorías en las que se podrá ver cine hispanoamericano. Por ejemplo fuera de concurso, como evento especial, se estrenará la serie noir 30 monedas, de Álex de la Iglesia.

En la sección de Horizontes, dedicada a las nuevas corrientes expresivas y la segunda en importancia, competirá la mexicana Yulene Olaizola con Selva Trágica, entre un total de 19 cintas con nombres como el filipino Lav Diaz, León de Oro hace cuatro años, o la nieta de Francis Ford Coppola, Gia Coppola.

En la sección de cortometrajes está Entre tú y Milagros, de la colombiana Mariana Saffon.

Y también habrá participación hispana en los certámenes autónomos y paralelos a la Mostra.

El chileno Rodrigo Sepúlveda llevará a la Jornadas de los Autores su Tengo miedo torero, adaptación de la novela de Pedro Lemebel, mientras que el mexicano Jorge Chuchí competirá en la Semana de la Crítica con 50 o dos ballenas se encuentran en la playa.

Además la actriz madrileña Charlotte Vega forma parte del reparto de Mosquito state, cinta polaca proyectada fuera de concurso.

Peso documental

En este festival veneciano tendrán gran peso los documentales y se estrenarán once. Uno de ellos será Greta, sobre la joven activista climática Greta Thunberg, y Abel Ferrara recordará la vida antes del coronavirus en Sportin Life, con su actor fetiche, Willem Dafoe.

También se proyectará un documental que desenreda la historia de La Dolce Vita, en este año del primer centenario del nacimiento de Fellini; un seguimiento de la psicología del crimen rodado por Alex Gibney y el regreso de Frederick Wiseman, con City Hall.

Otras de las producciones más interesantes serán una grabación de Orson Welles y Dennis Hopper, o el homenaje al modisto Salvatore Ferrafamo rodada por Luca Guadagnino, Shoemaker of Dreams.

Más seguridad contra el virus

Esta presentación de la Mostra de Venecia era más esperada de lo habitual ya que todo el mundo se preguntaba cómo se desarrollaría. Hoy no se aclaró si se prevé algún problema para que los artistas lleguen al Lido, dadas las restricciones actuales en los viajes en Italia.

El presidente de la Bienal veneciana adelantó que será un festival “distinto” en el que directores, prensa y público deberán someterse a distintos protocolos de prevención.

Para entrar en la zona del festival se tomará la temperatura, no habrá taquillas, sino que las entradas se comprarán por Internet, habrá cines al aire libre y siempre se dejará un asiento vacío entre las personas para respetar la distancia dentro de la sala.

La idea es que Venecia desarrolle con la mayor normalidad posible el considerado festival internacional de cine más antiguo del mundo y servir a su vez como un “laboratorio” para los certámenes de un futuro que a todos parece incierto.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo