Las modelos venezolanas Dayana Mendoza y Stefanía Fernández, ganadoras del concurso Miss Universo en 2008 y 2009, respectivamente, recogieron el domingo en Bogotá ayuda para paliar la hambruna que vive su país.

El objetivo es ayudar a los colombianos retornados luego de años viviendo en Venezuela, a los migrantes que se han visto obligados a dejar atrás el país y a los afectados por el apagón de tres días que se vivió en toda la nación, indicó Mendoza .

La jornada se prolongó siete horas y, narró Miss Universo 2008, necesitaban “ácido fólico, vitaminas para mujeres embarazadas, pañales, toallitas húmedas para bebés y fórmulas lácteas”. Además, se vendieron camisas con el logo de Healing Venezuela, la organización que organizó la colecta y que une la bandera de su país con la de Colombia, como símbolo de agradecimiento.

Colombia ha recibido a cerca de 1,2 millones de venezolanos que se han asentado en el país, al que además cruzan cerca de 35.000 personas diariamente, algunas para emigrar de manera definitiva y otras para comprar medicinas y alimentos. En este sentido, Mendoza explicó que con la venta de cada camiseta pueden alimentar a un niño en Venezuela durante 15 días. “Es muy importante que podamos contar con su apoyo, la meta la vamos a lograr si contamos con ustedes”, dijo Mendoza a los residentes en Bogotá.

La mayoría de los que se acercaron a hacer donaciones fueron ciudadanos venezolanos residentes en Bogotá, si bien entre quienes respondieron al llamado de las misses también hubo varios colombianos. Eran ciudadanos como David Zuluaga, colombiano esposo de una venezolana, que explicó que «ambos en el matrimonio hacen donaciones cada vez que pueden para ayudar a los venezolanos que padecen este gobierno, si es que se le puede llamar gobierno». Por eso, consideró que deben hacer todo lo necesario para que «se acabe el régimen del gobernante Nicolás Maduro y que Venezuela vuelva a ser el país tan hermoso, próspero y bendecido que era antes, porque lo merecen». “Trajimos cinco tarros de leche para (niños) de 0 a 3 meses y de 3 a 6 meses y pañitos húmedos. En otras ocasiones hemos donado dinero, hemos apadrinado un bebé venezolano y le estamos mandando dinero cada vez que podemos”, subrayó Zuluaga. Sin embargo, subrayó que “la mejor donación es este mensaje de resistencia y apoyo de un hermano colombiano”.