Danzon Park
Foto Prensa Trasnocho

Leda y Arcos se conocieron en Danzon Park cuando tenían 17 años de edad. Jóvenes, soñadores e inocentes, les gustaba bailar en esa calle, bajo las estrellas. Ahora, ambos sienten el peso de los años en su matrimonio. Deben afrontar problemas como la falta de comunicación y los celos. Él, un héroe retirado que perdió contundencia. Ella, una soñadora que se escapa a sus sueños para bailar con el recuerdo de su amor juvenil. Juntos deberán vencer las intrigas y manipulaciones de la tía Yoga, un personaje semejante a una bruja que causa la desconfianza entre ambos.

Esta es la historia de Danzon Park, la obra del dramaturgo argentino Arístides Vargas que participa en el VI Festival de Jóvenes Directores Trasnocho. Bajo la dirección de Raquel Zapata, la escena con dos faroles, una cama y algunas ramas transportan al espectador a los límites entre los sueños y la realidad. Es una historia sobre la venganza, lo onírico y los recuerdos que aborda problemas vigentes en las relaciones de pareja.

Raquel Zapata, de 26 años de edad, escogió esta obra por lo actual que resulta el conflicto central de los personajes. Leda y Arcos, a través de textos poéticos, metafóricos y surrealistas, ponen en escena algunos conceptos primitivos y a la vez universales. Los celos, la frustración, el anhelo y el amor son algunos de ellos.

Carlos Arráiz interpreta a Arcos, un héroe de guerra que cada día olvida un poco más quién es realmente, lo que vivió en el pasado y lo que quiere. Esta situación lo hace vulnerable a la manipulación de la Tía Yoga, interpretada por Nakary Bazán. «Presa de sus sueños tantea la noche y llega dormida a Danzon Park. Allí las mujeres dormidas bailan con una pasión furiosa y precisa», dice el personaje de la Tía Yoga sobre Leda.

Danzon Park
«Tu tía vigilará que los sueños del héroe no sean traicionados», dice la Tía Yoga | Foto Prensa Trasnocho

Es este personaje el que desencadena el conflicto en el matrimonio al revelarle a Arcos que su esposa lo engaña en sus sueños con otro hombre. Leda, interpretada por Karla Fernandes, solo quiere dormir porque así puede bailar bajo las estrellas con su joven enamorado. Interpretado por Mateo Cestari, ambos se escabullen entre la niebla de los sueños para estar juntos.

Danzon Park
«La felicidad es una revolución: no existe pero todos creemos en ella», dice Leda | Foto Prensa Trasnocho

El texto de Danzon Park le dio una amplia libertad como directora a Raquel Zapata. La joven tesista de Artes, mención Artes Escénicas de la Universidad Central de Venezuela, considera que eso fue lo más difícil del montaje.

«Lo más complicado fue el reto actoral que supone esta obra, la cual casi no tiene acotaciones. En las 21 escenas solo se indica el lugar, no las acciones de los personajes. Por eso mi reto era lograr las atmósferas, los cambios, las transiciones sin exagerarlas porque el texto no me lo permite como directora», afirma.

«El miedo es el sonido seco de las cosas cuando caen», dice Arcos | Foto Prensa Trasnocho

Zapata decidió, por ende, poner como soporte de la obra el talento actoral del elenco para lograr transmitir la esencia del sueño y lo surrealista de la pieza. En su propuesta convergen y se encuentran diferentes manifestaciones artísticas como la danza, el ballet, el tango, el canto, la música instrumental en vivo y la magia del teatro.

Los personajes interactúan con el público en una obra que rompe la cuarta pared y no teme mostrar las costuras del hecho escénico. Y, para Zapata, es una historia necesaria para sensibilizar al público en cuanto al tema de las relaciones insanas.

«Esta obra habla de la falta de comunicación y de cómo esto hace que te dejes llevar por cualquier pensamiento que te surja. Luego dejas que alguien más te llene de intrigas y te manipule. Me llama la atención cómo nosotros como seres humanos todavía en el siglo XXI no hemos superado este tipo de situaciones, amores tóxicos, relaciones posesivas”, reflexiona.

Y concluye: «Me gustaría que la gente se sensibilice con este tema porque considero que a nivel de pareja los venezolanos debemos entender que lo primero es el amor propio. Antes de amar a otra persona debemos amarnos a nosotros mismos. Y, sobre todo, debemos entender que nuestra pareja no nos pertenece ni nosotros a ella».


Danzon Park

Del 21 de febrero al 1 de marzo

Viernes: 5:00 pm

Sábado y domingo: 4:00 pm

Entradas 200.000 Bs. Disponibles también aquí

@AlbaFreitasG