Danna Paola

Es la protagonista de uno de los mejores ascensos juveniles de Latinoamérica. Pasó de protagonizar telenovelas mexicanas con tan solo 8 años a emprender una carrera musical como solista. Es así como Danna Paola se ha convertido en una de las mejores apuestas de México para el mundo. Su predilección por la actuación y la música la han llevado a ser parte de Élite, una de las series más exitosas de Netflix. También estrena Sie7e, el segundo álbum extendido de su carrera como cantante.

Con nuevos proyectos bajo el brazo, Danna Paola cierra uno de sus mejores años, recordando el camino recorrido y las dificultades.

—Ha tenido que pasar mucho tiempo para que tus fans puedan escucharte cantando otra vez. ¿Qué te llevó a alejarte de la música?

—El no encontrarle un rumbo. No me sentía creativa y me ponían a cantar y hacer lo que tenía que hacer. Tampoco me encontraba a nivel personal, pero la sensación de querer regresar a cantar era importante para mí y, como un torbellino, empecé a escribir canciones. De pronto, todo se acomodó y, de una manera muy fresca, empecé a avanzar poco a poco. Hoy en día, un año después, no me lo creo. Es un disco maravilloso con dos canciones de mi autoría (“Mala fama” y “Oye Pablo”). ¡No puedo estar más feliz con el recibimiento que tengo de mi música!

—El nombre del álbum también lleva un mensaje significativo.

—Sí, Sie7e es un álbum muy especial. Se titula Sie7e por los siete años que estuve fuera; porque el número siete es un número mágico y mi favorito; porque 2017 fue un año súper crucial para mí, fue el año en que empecé a escribir. Tener la posibilidad de escribir mis temas y estar involucrada al 100% en mi proyecto es lo que me hace sentir contenta.

—En una entrevista dijiste que te llegaste a sentir insegura y que te costaba creer en ti como cantante. ¿Qué te hizo sentir así?

—No lo sé, creo que la ausencia. Regresar a la música después de tanto tiempo y sabiendo que afuera hay un montón de artistas que ya llevan varios años, me hizo pensar que a lo mejor no era el camino. Era como una moneda al aire para saber si me lanzaba o no, si funcionaba o no. Soy una persona muy perfeccionista y me gusta que las cosas me salgan bien sí o sí. No puede haber un error. Como soy tan exigente conmigo, me dio miedo; pero me dejé llevar, confié y agradezco la confianza de mis fans, de mi equipo y de mi disquera. Todo lo que ha pasado es gracias a que pude soltar ese miedo. Me siento muy contenta, muchísimo más empoderada y creativa de todo lo que viene el próximo año.

—Este nuevo disco, además de acercarte a géneros nuevos para ti como el reggaetón, te permitió meterte de lleno en la composición.

—Sí, las experiencias de cada una de las canciones que escribo son verídicas y tienen mucho de mi esencia. Siguen siendo pop con los tintes que quisimos hacerle al tipo de canciones del disco. En este caso, el urbano o reguetón; pero no reguetón al 100%, porque mi base siempre ha sido pop. Me gusta poder experimentar con otro tipo de ritmo.

—Entonces, ¿definirías este disco como “pop” y no como “reguetón”?

—Es un disco pop completamente. Es un pop urbano, si lo quieres ver así. El EP es un disco pop, porque tiene temas como “Valientes”, que es un pop; o “So Good”, que es una salsa. Tiene un poco de todo, como yo quería. No quiero decidirme solo por cantar un género. Es un género con muchísimos matices de otras cosas.

—¿Te sentirías cómoda con un disco de solo música urbana o te gusta más combinar?

—Me gusta más combinar. No me considero una cantante de urbano completamente, porque me gusta cantar, me gusta demostrar mi voz, jugar con las melodías y los falsetes. Es mucho más que solamente cantar reguetón. Y no porque no me guste, yo soy súper fan; de hecho, mis canciones tienen ciertas bases de reguetón. Pero va más allá de la creatividad, de permitirte crecer como cantante y cantautor, de no encasillarte en un solo género. Justamente, el próximo álbum viene con un poco de todo para cualquier tipo de gustos, como soy yo, como yo escucho. Eso es lo que quiero transmitir.

—Eres muy protectora de tu vida personal, pero el escribir tus canciones te ha permitido tomar experiencias propias para conectar con tu público. ¿Ha sido catártico este proceso de composición?

—Total, ha sido una catarsis total. Estos últimos 3 años de mi vida han sido los más ‘heavys’ que he tenido. El vivir amores, desamores, idas y venidas, amistades y, por supuesto, encontrar a la mujer que soy, me costó mucho trabajo. A raíz de eso, empecé a componer. Soy mucho de “necesito componer hoy esta canción, porque hoy quiero hablar de tal cosa”. Todos los compositores con los que he trabajado me agarran en la onda. Defiendo mucho lo que quiero transmitir en una canción. Tengo que tener esa emoción para escribir de las cosas que me pasan o de cosas que en el mundo están pasando y necesito hablar.

—Dices que encontraste a la mujer que eres. ¿También te encontraste como artista o todavía estás en el proceso?

—Encontré ya a la Danna cantante que no sabía dónde estaba, pero ya sé a dónde va. Creo que el descubrimiento nunca acaba. Cuando ya te defines como un artista, tienen que pasar muchas cosas. Yo, como cantante, nunca me había enfocado al 100% en mi música como ahora. También es ‘cool’ siempre reinventarte y no definirse al 100% con una cosa. Soy una persona de siempre estar cambiando, me desespero muy rápido, me aburro muy rápido. Encontré a la Danna cantante y ahora hay que empezar a construirla y a ponerle cosas, a ver hasta dónde nos lleva (risas).

—Empezaste tu carrera siendo una niña, entonces otros tomaron las decisiones por ti por mucho tiempo. ¿Cómo fue recuperar el mando de tu carrera?

—Fue en el 2017 cuando decido dejar de dormir en una torre de Rapunzel y salir al mundo a decir “¿qué está pasando?”. Llevo 20 años de mi vida trabajando en esta industria y siempre te dicen qué hacer. Es difícil llevar las rindas de tu vida siendo tan pequeña y seguir aprendiendo en el camino, porque no se deja de aprender jamás. Lo que pasó fue decisión de tener la seguridad de lo que quería hacer y pedir ayuda para que así sea. Por suerte, así pasó. Es muy ‘cool’ poder cantar lo que quieres, ponerte lo que quieres y que todo haga una armonía.

—Es imposible hablar de tu carrera, sin mencionar Élite. Además de ser una de las series de Netflix más vistas en el mundo, es una producción que implicó muchos cambios en tu vida como mudarte a otro continente y conocer otras costumbres. ¿Qué te ha dejado esta serie?

—Me ha dejado, hasta ahora, el mejor sabor de boca. Élite me hizo despertar en muchos sentidos. Me encontré a mí misma, porque Lucrecia (mi personaje) llegó a enseñarme millones de cosas que no tenía ni idea que tenía escondidas, a experimentar con mi personalidad, a ser una mujer libre, a romper mis propios prejuicios y a ser muy fuerte. Es un proyecto que me ha dado la oportunidad de ser reconocida alrededor de casi todo el mundo y para mí es impresionante esa exposición. El éxito y el amor que le tienen al proyecto es espectacular. Para todos ha sido algo increíble. Mis compañeros y yo estamos emocionados por lo que se ha visto en la segunda temporada y la tercera viene mucho más ‘heavy’.

—¿Qué nos puedes adelantar de la tercera temporada?

—Lo que siempre decimos cuando nos preguntan por la tercera temporada es que “nada es lo que parece”. Todo cambia de nuevo. A los escritores les encanta cambiar las cosas y nos sorprenden. Esta temporada nos sorprendió muchísimo. Todo es más emocional, los personajes llegan a un punto en el que empiezan a madurar y se dan cuenta de las relaciones que funcionan y las que no. Amor y familia, de nuevo; y que la vida, a veces, te pone un freno y no sabes a dónde te va a llevar. Sé que les va a gustar muchísimo.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo